Extranjeros en la Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa

Anduvo por las calles de la llamada ciudad del Guaso, como gente común y corriente junto a sus amigos Camila Grande y Luciano Carvalho y sólo al hablar el actor-director Tiago Mine reveló su procedencia brasileña. logro cruzada
Ya había sorprendido al público cuando en el teatro Campanario respondió días antes con ese acento inconfundible, a una pregunta del personaje de Macario, en plena función sobre su principal deseo: “que exista socialismo en el mundo”, dijo, y lo escribió en una pared.
Después integró la Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa en su XXVI por las montañas de los municipios de Manuel Tames y Yateras, desde el 28 de enero y aunque no permaneció hasta el 2 de marzo, fecha en que concluye el recorrido, sí llevó en su mochila la experiencia, como lo harán artistas de España, Colombia, México, Argentina y Ecuador.
En la cruzada, declara al blog herenciasculturales, presentamos obras improvisadas, sin guión alguno, un método concerniente a la dialéctica del buen teatro, a partir de lo que se vive.
cruzada1Se trata de un proceso colectivo, siempre con temas esenciales para el entendimiento de la realidad. Así hacemos teatro épico y experimental desde hace 15 años en escenarios de Brasil, como una necesidad dentro del proyecto “Dolores Boca Abierta”
Y apunta: tocamos en el teatro la verdad de Guantánamo en bloques: su origen como provincia oriental y además la permanencia de la ilegal base naval norteamericana en suelo nacional contra la voluntad del pueblo.
Se despide de quienes lo conocieron a él y a sus coterráneos durante los conciertos en la Sala Antonia Luisa Cabal, en la cruzada por la ciudad o en cualquier esquina. Pero antes, mira con nostalgia la sede del teatro Guiñol y considera que existen muy buenos actores y hay mixtura de estéticas en su labor.
Ojalá, Tiago, sus compañeros y otros brasileños vuelvan el año que viene, porque la cruzada teatral es indetenible y necesita del intercambio para seguir adelante.