Nuevos retablos para Guantánamo

SUBE EL TELON: Guantánamo concibe el Primer Encuentro de la Crítica Artística del Teatro para que las agrupaciones consoliden sus proyectos, perfilen puestas en escena, e incursionen en complejas obras de clásicos universales como lo hizo el Grupo Guiñol con la versión de la pieza ¡Qué sueño! ¡Qué noche! ¡Qué verano!, del dramaturgo inglés William Shakespeare.
Todo sucede a partir del cuestionador enunciado La escena, ¿tiene Guararey? Parece que sí, en unos lugares y colectivos más que en otros, pero de eso se trata: de limpiar el camino, quitar las piedras que estorban al comunicar el mensaje y definir al público que va dirigido.
Esta vez y más allá de los discernimientos, sugerencias, y consideraciones de los especialistas nacionales, los del Guiñol nuestro se atrevieron a salir de temas triviales y defendieron el desafío de ”meterse en camisa de once varas”.
Es un encuentro para la crítica de asesoría, aclaró en la sala de Conferencias de la UNEAC el crítico y profesor Omar Valiño y precisó: tampoco es una evaluación… más bien es para abrir posibilidades adaptables a sus proyectos. Y fue útil el intercambio durante toda la mañana.
Del mismo modo, cuidadosa y certera resultó la opinión del actor, teatrólogo y crítico José Roberto Gacio, la de Maité Hernández, periodista y crítica de Casa de las Américas y las Marilyn Garbey y Lázaro Miguel Benítez otros invitados al evento para aprovechar desde el distanciamiento sus puntos de vista especializados.
Grupos teatrales y danzarios, bailarines, actores, dirigentes, especialistas, la prensa, colmaron el salón de la UNEAC y esperan con gran expectativa la conferencia titulada LOS MODELOS ACTORALES DESDE LOS AÑOS 50 HASTA LA ACTUALIDAD, a cargo de Gacio, programada para este viernes a las 9 am en el propio local, en tanto sigue la presentación de obras en los teatros Campanario, Guiñol y Guaso.
BAJA EL TELÓN: Sigo pensando en que el evento de crítica teatral, es por sí mismo una ganancia para el teatro cubano y especialmente para Guantánamo, con tanta voluntad de hacer arte.