Hallazgos martianos de Francisco

Por hermosa coincidencia el guantanamero Francisco Muñiz Cortés, de 85 años, durante sus dos únicos viajes al exterior encontró por casualidad, referentes de José Martí Pérez, el Apóstol Cubano, recuerdos que atesora y comparte muy emocionado.IMG_6284
Transitando calles de Manhattan, Nueva York, paseaba en los años 50 del pasado siglo al lado de su coterráneo Rubén Pérez, cuando aquel le indica: “ En ese edificio vivió José Martí.”
Conmovido de pies a cabeza contempla el inmueble y comenta: ¡Mira por dónde anduvo mi héroe, tan lejos de la patria, luchando por la libertad de Cuba y por la independencia de Nuestra América.”
Por esos días allí mismo en Manhattan él y Samuel Rodiles Planas (actual General de División y Héroe de la República de Cuba) organizan un mitin pro Amnistía de Fidel y el resto de los asaltantes al Moncada, acto que llamó la atención de reporteros y otros curiosos de la populosa ciudad neoyorkina. El amor patrio derribó las barreras del idioma.
Después del triunfo de la Revolución Cubana, el revolucionario acepta otra invitación de familiares y amigos para visitar Madrid, “donde tal vez al conocer mis sentimientos martianos me muestran otro local relacionado con el paso del Maestro por España, después de su deportación. ¡ Caramba¡ exclamé bajo una rara sensación de dicha y sorpresa, porque también en ese lugar tan concurrido pude encontrarme con el más universal de los cubanos”.
” Se lo cuento ahora, sabiendo que pocos tienen el privilegio de dar un testimonio así, a no ser que busquen de forma intencionada esas huellas.
Lo mío fue al azar. José Martí merece este modesto homenaje a 120 años de su caída en combate en Dos Ríos, porque fueron alegrías diferentes las vividas en Nueva York y en Madrid. Lo demás es cuestión de suerte histórica.

Anuncios