Trascendencia de la renovadora poesía de Regino Boti

Como maestro de poetas y renovador fundacional de la lírica cubana del siglo veinte, fue definido el literato guantanamero Regino Eladio Boti Barreiro, según la valoración del ensayista Virgilio López Lemus, durante la apertura de la Feria Internacional del Libro en la provincia más oriental de la Isla.
Su conferencia en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, reafirmó al autor de Arabescos Mentales dueño de una obra maestra, integral y de plenitud lingüística en su poemario El Mar y la Montaña, al mostrar primero que Agustín Acosta, José Manuel Poveda y otros de su generación la naturaleza y lo esotérico del ambiente cultural de la época.
El crítico de arte subrayó las virtudes de Boti en la métrica, su vanguardismo en los libros Kodak-ensue;o y Kindergarten entre la primera y segunda década de la pasada centuria, huella apreciable en las letras cubanas, a pesar de que permaneció en la ciudad natal hasta su muerte en 1958 lejos de las principales instituciones culturales del país.
Seguidamente el escritor Risell Parra Fontanilles presentó su novela titulada Canción de la noria, apuntes sobre la vida íntima del acreditado intelectual como padre y otras facetas inéditas del entorno social, docente y creativo del también jurisconsulto.
En la cita acerca del magisterio de la poesía de Boti, su nieto y albacea, el doctor Regino Rodríguez Boti introdujo la proyección del documental Mil 900 Maestros en Harvard, sumario del curso de verano que realizaran a los Estados Unidos un numeroso grupo de docentes cubanos, entre ellos el propio poeta mayor de Guantánamo a los 22 años de edad.
FOTOS TOMADAS DE INTERNET

Diario guantanamero del Coloquio Boti-Guillén

Pocas veces, una conferencia logra que el público quede sediento de seguir escuchando y sucedió en el Pabellón de la ciudad de Guantánamo con el ensayista cubano Virgilio López Lemus, acerca del Magisterio de Boti en la poesía, durante la tercera jornada del Octavo Coloquio Boti-Guillén.
El conocido investigador consideró que la visión sobre la métrica y otras técnicas de pleno dominio por parte del relevante poeta sigue presentándose de manera fragmentada, a pesar de que hay en él un explorador que merece un libro sólo sobre su pensamiento poético y por ubicarse entre los mayores representantes del idioma español.
Resaltó el crítico cuánto le deben al autor de “El mar y la Montaña” figuras como Samuel Feijoo, las consultas de Nicolás Guillén “ al viejo”, mientras el inolvidable José Angel Buesa ya desde los años 30 estaba interesado en lo que hacía el guantanamero y por su gestión vía fueron publicados en revistas de los años 50 algunos de sus ensayos.
Aseguró también que entre otros méritos, Boti fue excelente en la concepción de sonetos, técnica que no explotó y en general parece no haber interesado al movimiento de intelectuales del Grupo Orígenes en los años 40 ( Fina García-Marruz, Collazo, Cintio Vitier, el padre Ángel Gaztelu, Lorenzo García Vega, Alfredo Lozano, José Lezama Lima, Julián Orbón, Mariano Rodríguez y Octavio Smith.)
Los presentes enfatizaron en la autoestima y exigencia del destacado guantanamero como docente en el Instituto de Segunda Enseñanza.
Seguidamente fue presentado por el literato José Raúl Fraguela el poemario Arabescos Mentales, que a su juicio contiene tres libros.Signició la belleza y cuidado em poesías como Yoísmo
Inolvidable fue la jornada de siguiente con la conferencia “Garcilazo de la Vega en la obra de Boti”, a cago del crítico guantanamero Risell Parra.
Lo más esperado será, a las 3 de la tarde de este viernes será la conferencia de la ensayista dominicana Chiqui Vicioso “ Pedro Henríquez Hureña, ¿ entre primicias y olvidos?”
En resumen, los participantes en el Coloquio Boti-Guillén, con sede permanente en Guantánamo, apoyan la propuesta del nieto y albacea del poeta oriental, de publicar cuanto antes su rico epistolario y difundir mucho más su valiosa obra por sus aportes a la lírica cubana, la vigencia de su pensamiento y porque supo reflejar con elegante verbo lo mejor de las letras en el siglo veinte.