Paula y Eldis, médicos y escritores…

Gracias tres veces, dijo Paula, por la paciencia y el tiempo día y noche, de la amiga Írua y de su hija Liz Susel.
No soy escritora, sino estomatóloga y cantante, pero consumé el sueño de concebir este libro de auto-ayuda Para cuidar las encías. Fue una ardua labor nuestra y de la Editorial Oriente llevar el lenguaje de la medicina a una expresión comprensible a todas las edades por la salud bucal.paula-2
Se desbordó la sede de la UNEAC en Guantánamo, con la participación de admiradores, dirigentes de salud pública, de las instituciones culturales, especialistas e invitados. Paula es un amor, dice alguien, el público lo sabe y sólo espera el momento de adquirir el texto.
Írua, la bióloga: el brazo derecho
Fueron largas sesiones de trabajo, con el rigor científico en el difícil trabajo de escribir sobre una enfermedad silenciosa que a veces el paciente ignora, porque no duele. Espero la publicación sirva para prevenir el padecimiento desde temprano en las escuelas.
El Libro de Eldis Baratute.
Me di gusto al escribir Otras tonadas del Violín de Ingres, comenta Eldis y en la introducción la especialista de Artes Plásticas, Ana Iris Aranda, destaca el objetivo del autor: que con códigos muy propios de su estilo y por medio de los cuentos, el lector aprecie y disfrute las obras seleccionadas de insignes pintores cubanos de la vanguardia: Amelia Peláez, Eduardo Abela, Wilfredo Lam, Fidelio Ponce, René Portocarrero, Mariano Rodríguez, entre otros.paula1
Declara que el volumen, de la Editorial Oriente, tiene como editor a José Raúl Fraguela y cuenta con la colaboración de intelectuales y amigos, para fomentar la educación artística y de seguro estimulará a los jóvenes creadores de la Asociación hermanos Saíz, a desarrollar proyectos de este tipo.

eldis-2Con la Gitana Tropical de Víctor Manuel, (símbolo de cubanía) el autor da paso a ese mundo fascinante de las artes plásticas y la literatura, bella combinación.

Los libros más baratos, las mujeres que más leen y péndulos de la balanza

394PX-~1260px-Aida_bahr

Probablemente el momento más didáctico de la quinta edición de la Fiesta el Libro Unión, del 17 al 21 de diciembre en Guantánamo, fue un panel sobre las tendencias y estilos de la narrativa cubana del presente siglo, actualización que hubiera convenido mucho al movimiento autoral del territorio.

En el encuentro, organizado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la narradora Ana Luz García Calzada, recalcó las características de este tiempo: coexistencia de varias generaciones, diversidad temática, papel del individuo en la historia, emigración, reflejada en la obra de Abel González Melo, (“ La Isla Fabulante”), homosexualidad, prostitución como subtema (“Peces Ciegos”), Michel Perdomo, marginalidad, propensión al intercambio de género( hombre-mujer y viceversa, cambios espaciales y temporales.

Y encomió la presencia de narradoras, que dan cuerpo a perspectivas actuales de la población femenina en sus personajes (María Elena Llana, Aida Bahr (“La mirada del Tigre”), con verdaderas historias de problemáticas del género: violencia laboral, intrafamiliar… fenómenos que a veces provocan en ellas la pérdida de autoestima.

Otra particularidad de la narrativa palpitante en la Isla, dijo la también poetisa, es la mixtura de lo fantástico, uso del absurdo, ironía, fragmentación temática (Legna Rodríguez), así como masoquismo y expresiones de lo grotesco (Abel Prieto)

Para la prosista holguinera Aida Bahr, definir la literatura de este siglo XXl cubano es preciso valorar la confluencia de varios autores jóvenes que en la década del 60 asumieron la responsabilidad de retratar con su pluma la sociedad cubana de entonces: épica, existencialismo… (Collazo, María Elena Llana), mientras en los 70 de la pasada centuria el realismo socialista y la masificación de las letras marcó una etapa que dio lugar en los 80 al movimiento de Talleres Literarios, el paso de la épica hacia la ética y un énfasis en la literatura histórica (Noel Navarro) la meta de los diez millones de toneladas de azúcar…

-Sin embargo, la historia real y necesaria de la zafra y otros sucesos de esa época están por escribir en Cuba, a pesar de que Jesús Díaz publico en esos años “Las señales de la tierra”…

Apunta que en los 90 los narradores se adentran en la moralidad, por ejemplo, la corrupción, el otro péndulo de la balanza…

Aida Bahr, investigadora en este campo, durante 12 años fue editora en la Editorial Oriente, de Santiago de Cuba, período matizado por la cohesión, cabida a textos preconcebidos para determinados públicos y también un espectro temático mayor en variedad y cantidad de autores, incluso más allá de las provincias orientales.

-Las mujeres son las que más leen, no sólo en Cuba y también escriben bastante; si antes no lo hicieron en el mundo fue quizás por falta de oportunidades.

No le gusta oír aquello de que se pierde el hábito de leer, lo que pasa, aclara, es que ahora la juventud lee menos libros impresos y sí en pantalla….incluso a nivel mundial Cuba es el país donde más barato cuesta comprar un libro, sólo que gran parte de los trabajadores devengan salarios bajos.

¿Feria del 2014? Está dedicada a Ecuador y será muy buena, porque cada vez es mayor la intencionalidad, o sea, se editan los libros de mayor demanda, los que más faltan hacen….

En cuanto a sus libros, Aida Bahr, autora de la Colección Mariposa, siempre desde personajes femeninos, celebra que se reedite en el 2015 su volumen “ Las voces y los ecos”, por los 500 años de la Ciudad Héroe.