Vindicación de los Padres…

Hoy quiero salir al paso a los que creen que padre puede ser cualquiera. Abogo por el mío, que fue el mejor de los hombres del mundo. No recuerdo en él ni un solo defecto y esas son palabras mayores para quien aprendió a equilibrar a los demás sopesando virtudes y defectos, sin juzgar a nadie… ninguno de los mortales tiene derecho a hacerlo. Pero los padres valen mucho y es preciso sembrar esa mentalidad de amor,no sea que ocurra como con las suegras y los chistes para denigrar su imagen. Hay padres que dejan un buen legado a sus hijos.Boti padre

Fue lo que hizo Regino Eladio Boti, el poeta Mayor de Guantánamo a su hijo Reginito, (fallecido en La Habana en 1999) y quien brilló como eminente economista y en representación de la Revolución Cubana en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Propongo un fragmento de la versión que hice hace un tiempo atrás de ese documento.

La carta inédita, escrita en 1945 cobra vigencia en estos tiempos de virus y pandemias, por una mayor cultura de la higiene y la prevención y como vacuna eficaz contra enfermedades infecto-contagiosas.

Boti hijoEntonces y todavía, son válidas las lecciones del insigne progenitor : Debes ser amigo de tu médico, no le ocultes ninguna enfermedad; está en nuestras manos evitar caer enfermo, pero lo mejor es no enfermar. Todos los vicios son malos, agrega Boti, y advierte sobre el efecto del cigarro, el alcohol y enfermedades de transmisión sexual frecuentes en su época como la blenorragia.

Sin dudas, antes de ingresar a la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, Reginito fija también en la memoria y en la conciencia, otras recomendaciones del padre que recorriera el mundo, siempre de vuelta a su natal Guantánamo: Hijo, no tomes ni dejes ningún vehículo en marcha…..