Género, racialidad,empleo…

Por: NayliBarrientos Matos
Las mujeres ocupan el 48 coma 2 por ciento de la familia laboral en el sector estatal civil de la provincia de Guantánamo, uno de los índices más altos del país, trascendió durante un panel de la Comisión José Antonio Aponte del territorio, estructura que impulsa espacios de diálogo por la inclusión social.
Durante el encuentro los participantes retomaron la máxima martiana de que La ley primera de la República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, precepto refrendado en la Constitución del paíspor la igualdad social y la eliminación de vestigios discriminatorios.
El actor Benito Heredia Batalla, destacó el aporte de los afrodescendientes a la cultura nacional y a la sociedad guantanamera con una sólida herencia de comunidades franco haitianas en la música, la danza y las artes culinarias.
Al referirse a las políticas de empleo y los desafíos de la equidad entre mujeres y hombres, Susana Orphee, secretaria del Sindicato de Trabajadores de la Cultura en la provincia, expuso los beneficios de la Ley de la Maternidad para ambos progenitores y los prejuicios prevalecientes a causa del machismo.
La periodista Martha Reyes Noa, presidenta de la Comisión José Antonio Aponte y moderadora del panel alertó acerca de los patrones sexistas y discriminaciones de raza aún prevalecientes en la sociedad guantanamera, a pesar de los inobjetables avances en materia de políticas gubernamentales.
En el contexto de la Fiesta a la Guantanamera, la Comisión José Antonio Aponte cerrará sus debates del año con una reflexión acerca de la presencia negra en la locución con la participación de artistas de esa disciplina, directivos de los medios audiovisuales de esta parte de la nación y otros invitados .

Anuncios

El asunto está sobre el tapete….

Hace pocas horas fue presentada la Comisión José Antonio Aponte de Género y Racialidad de Guantánamo, durante el Taller Nacional para la Innovación del Trabajo Político/ideológico y educativo (del 11 al 15 de junio en la Universidad)
Los delegados recibieron una síntesis del trabajo integrador del grupo en la provincia desde su constitución en 2014, como parte del 8vo Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC.
Para muchos en este oriental territorio y otras partes del país el asunto les parece raro, a otros inusitado, mientras no falta quien pregunta encogiendo los hombros: ?racismo en Cuba? Para mi blog escogí esta poesía de Alexis Diaz Pimienta. Habla por sí sola de lo difícil de tratar y entender el tema en la Cuba socialista, donde el ser humano es lo fundamental. Me lo hizo llegar alguien, seguramente tomado de alguna publicación impresa. Gracias, lo pondré en voz del actor guantanamero Benito Heredia cada vez que se reúna la Comisión en este 2017.

En Cuba nadie es racista
En Cuba nadie es racista
hasta que te traen a casa
a un yerno que peina “pasa”
(más oscuro a simple vista).
Cuando esto pasa la pista
familiar echa candela.
La madre white se desvela.
El padre white rabia, grita.
“Y yo no sé hacer trencitas”,
dice bajito la abuela.

En Cuba nadie es racista
hasta que, lleno de antojos,
a la niña de tus ojos
un negrito la conquista.
¿Fue en la fiesta cederista?,
pregunta el padre enojado.
¡Seguro que te ha embrujado!,
dice la madre asustada.
¿No estarás embarazada?
(el hermano y el cuñado).

En Cuba nadie es racista
–quien lo diga se equivoca–
hasta el día que te toca
un Jefe “percusionista”.
Jode, hay que ser realista,
que un negro tenga poder.
Y si es negro y es mujer
entonces mucho peor
porque ante el primer error
“¡negra tenía que ser!”

Lo del racismo cubano
es racismo extraoficial,
“anticonstitucional”,
pero que siempre está a mano.
A nadie en su juicio sano
se le ocurre, o se despista,
confesar ser un racista.
Pero a nivel psicológico
hay algo que vuelve “lógico”
lo étnico-exclusivista.

Siempre está el blanco gracioso
que si ve un negro en la esquina
habla de robo y gallina
creyéndose muy chistoso.
Y es mucho más peligroso
el que bromea y se alegra
al decir que más se integra,
o que es mejor ir –¡de tranca!–
al funeral de una blanca
que a los quince de una negra.

Lo del pelo malo ajeno,
lo de adelantar la raza,
son la típica amenaza
que abona más el terreno.
“Ay, qué negrito tan bueno”.
“Parece blanco. Es decente”.
“Negro, pero buena gente”.
Todas esas frases hechas
no son frases, sino flechas
directas al subconsciente.

Y si un policía ve
en las turísticas zonas
a un grupo de diez personas
le pide al negro el carné.
Siempre es así. Yo lo sé.
Lo he vivido en la piel mía.
Lo raro es que el policía
casi siempre es negro igual.
¿Es lo psíquico-racial?
¿Será psico-antipatía?

O el que mira a una mujer
negra que exhibe un cuerpazo
y dice: “¡vaya fracaso!,
¡qué blanca se echó a perder!”
Mucho tiene que joder
aceptar la afro-belleza,
o la negra fortaleza
a no ser que llegue el día
en que la eros-energía
desconecta la cabeza.

En Cuba nadie es racista
hasta que un negro, qué mal,
se las da de intelectual
en vez de ser deportista.
Que si cultura negrista,
que si primer expediente.
Y como es inteligente
un día la suelta al suegro:
“Asere, yo no soy negro,
yo soy afro-descendiente”.

En Cuba nadie es racista
hasta que –bastante triste–
el racismo se hace chiste
y el racista es ¡qué bromista!
Manjar para el humorista
es el tópico racial.
Y nada pasa, al final
la risa es terreno franco,
el blanco tiene humor blanco
y el negro se ríe igual.

Eso sí. No todos son
racistas, faltaba más.
Hay jabao y salta-atrás
Y mulato y cuarterón…
Al que le sirva el sayón
que se lo ponga. Es castigo
lírico. Yo solo digo.
como decía Martí
“raza hay una sola” y
todos tenemos ombligo.

También algunos dirán,
que al menos en Cuba entera
ni se conoce ni impera
la sombra del Ku Kux Klan.
Que los racistas están
en desventaja gregaria.
Encomienda necesaria
para la Cuba futura:
incluir la asignatura
“Raza Martiana” en primaria.

La violencia no tiene justificación…

Sentí por tercera vez el abrazo entre Guantánamo y República Dominicana. ¡Tan cerca como estamos¡. ¡Tan necesario que es  para ambos pueblos contar sus mutuas historias, sueños y retos¡. Agradezco que así fuera  al español-dominicano Angel Ruiz Bazán,  realizador de audiovisuales, por la presentación este miércoles en mi ciudad,  del documental Mancilladas Rosas, sobre  el manejo de la violencia femenina en  esa  vecina nación caribeña.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A nuestra tierra vino por primera vez  el artista con su obra Autoflagelaciones, después trajo otro impactante material sobre la prohibición del aborto en varios países de América Latina y sus consecuencias y ahora reaparece con otra  no menos neurálgico acerca de graves manifestaciones de violencia contra la mujer, derivadas en muchos casos en feminicidio.

Enaltecidas  sean las relaciones entre la Filial Provincial  de la  Unión de Escritores y Artistas de Cuba, (UNEAC)  y la Universidad Autónoma de Santo Domingo, entidad fundacional  del continente que respalda las investigaciones del  realizador, para quien la violencia de género no tiene justificación.

Siempre-argumentan abogados, jueces, fiscales y policías participantes en esa radiografía de  una hora y 20 minutos-, los agresores controlan, dominan y poseen a sus víctimas, en actos  que violan los derechos humanos, sobre todo en Dominicana, México, España y  otras naciones.

A veces los medios revictimizan o comercializan  los casos en su equivocado tratamiento, señaló el creador al dialogar con el público en el Video-bar del cine Huambo y agradeció la acogida que tiene su obra en Guantánamo y aclaró: Yo sólo  presento mi trabajo  aquí y en el Festival de Cine Latinoamericano.

Esperamos que el próximo año la XlX edición  de la Fiesta a la Guantanamera cuente de nuevo con la presencia de Angel Ruiz Bazán, un creador que mueve a pensar…y hacer.