Un guerrillero antillano en el Paralelo 17

Es en las páginas de La Edad de Oro, revista escrita y editada en Nueva York en 1889 por el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, donde el autor encuentra y acepta desde la infancia, la primera invitación a Un paseo por la tierra de los anamitas, hilo mágico que lo cautiva y colma de curiosidad y avidez hacia aquellos seres especiales del lejano sudeste asiático.
Después los siente más cerca, sabe más de su audacia durante las sucesivas guerras de liberación frente a Francia y los Estados Unidos, y asume el juramento de amor y solidaridad expresado por Fidel Castro Ruz: Por Vietnam estamos dispuestos a dar hasta nuestra propia sangre.
Con el paso del tiempo crece la promesa de amistad con el heroico pueblo, y el reportero viaja a ese estado socialista, en el 2014, como parte de una delegación de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), de recorrido por las ciudades de Hanói, Ninh Binh y Hue, su primer contacto directo con la realidad vietnamita.
José Llamos Camejo volvió a la patria de Ho Chi Minh a finales de 2017, para transitar las zonas visitadas por el líder histórico de la Revolución Cubana, en un intento por descubrir y socializar la magnitud de la cosecha de aquella semilla, abonada por Fidel en 1973, aunque sembrada ya mucho antes.
El libro Un guerrillero antillano en el Paralelo 17, es la pesquisa resultante de búsquedas, intercambios, recopilación de datos, consulta de documentos y observaciones directas en escenarios de inmortales hazañas escritas por los vietnamitas y admiradas por el líder cubano. Es así como logra armar esta entrega, sobre la base de fuentes vivas insustituibles.
La obra, nutrida de ingredientes humanos, contiene testimonios inéditos, contados por personas que estuvieron cerca del Comandante en Jefe. Está estructurada en ocho capítulos, a base de relatos acompañados por imágenes alusivas al

paralelo 17 y a la presencia de Fidel en esa latitud, a la que no llegó ningún otro mandatario extranjero.
Los lectores encontrarán conmovedoras vivencias, contadas en crónicas, reportajes, entrevistas. Sobrecogedor es el recuento de una muchacha que salva la vida gracias al revolucionario caribeño, quien a su paso acierta a verla herida de muerte, junto a otros jóvenes lesionados por explosivos. Fidel, exponiendo su seguridad personal cuando aún la guerra exhala sus mortíferas cargas, detiene la caravana y envía a la joven al hospital. La muchacha sobrevivió.
De intensa atmósfera y sorpresivo desenlace es el encuentro con un héroe renombrado y octogenario, que reniega de las entrevistas. Sus oídos ya no perciben como antes hasta el más leve roce del enemigo que asecha. Despide al equipo de prensa.
En cambio, cuando el traductor le menciona a Fidel, se le alumbran la memoria y el rostro. “¿Quién dijo que Fidel está muerto?” Estalla de pronto. Y, para sorpresa del periodista cubano, el héroe vietnamita lo hace portador de un gesto: “para Fidel”.
José Llamos Camejo aplica principios básicos del periodismo en la presente propuesta: proximidad y prominencia, más allá de la distancia geográfica entre Cuba y Vietnam, un trayecto que él reduce a cero, al introducirnos en aristas desconocidas sobre la hazaña emancipadora de los vietnamitas, proeza que la humanidad ni olvida ni desestima.

Anuncios

Tiempos y guarismos de Fidel en Guantánamo

Era habitual verlo en 1959 con el bolsillo repleto de cartas y mensajes de gente humilde y apercibida de la diferencia con respecto a los políticos de turno y uno de esos contrastes era la juventud y profundo pensamiento del líder.
Ya el 3 de febrero a menos de un mes de su entrada triunfal a La Habana estaba el indiscutible adalid de la Revolución en Guantánamo, con pormenores de la Reforma Agraria y de la vida nueva.
Regresaría 24 veces más en recorridos de trabajo, por lo apremiante que para él fue siempre el desarrollo de la remota provincia como llamara en 1985 a esta región oriental donde también recordaría que al triunfo de la Revolución Guantánamo era el tercer mundo de un país del tercer mundo y fundamenta el porqué del aserto: otras partes de la Isla tenían un mayor desarrollo.
Y para demostrar el cambio halaga el flamante Hospital Agostinho Neto, el Hotel Guantánamo, el primer edificio de 18 plantas y las viviendas del Caribe, obras impensables antes.
En el acto nacional por el aniversario 32 del Moncada, Fidel evoca en la recién inaugurada Plaza Mariana Grajales (frente a guantanameros e invitados foráneos) que aquí no existían embalses y ahora la región cuenta con presas de elevada capacidad de acumulado como La Yaya.
Fidel describe entonces un Guantánamo que reportaba en 1959 los más altos índices de analfabetismo de la nación y la increíble tasa de mortalidad infantil de 100 por cada mil nacidos vivos.
En ese 26 de julio de 1985 el dirigente define a Guantánamo como primera trinchera, califica de heroicos los poblados de Caimanera y Boquerón e indica cómo enfrentar los 3 grandes enemigos de la provincia: éxodo de la población rural hacia la ciudad, sequía y salinidad de los suelos.
Resalta las luchas campesinas de los años 30 en Realengo 18, episodios publicados por Pablo de la Torriente Brau, el mérito de la región como capital del Segundo Frente Oriental Frank País, modelo de organización y eficiencia, bajo las órdenes de Raúl.
También sueña desde el alto del Quimbuelo un jardín productivo en el Valle de Caujerí y con el Poligráfico Juan Marinello consolida la apertura industrial de esta parte de la Isla, mientras en Playita de Cajobabo, protagoniza un homenaje solemne a José Martí al tomar con firmeza la bandera cubana el 11 de abril de 1995, el mismo día y a la misma hora en que cien años antes desembarcara el Apóstol al servicio de la Guerra Necesaria.
Por su m percepción llena de sabiduría, Fidel Castro Ruz, el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, conocía más a Guantánamo que nosotros mismos.

La joya de Julián

Julián Centeno Navarro atesora una prenda que no se vende ni se compra; tampoco es reparable ni aparece en vitrina alguna de su establecimiento…en cambio es visible en la puerta del local (calle Paseo, entre Martí y Pedro Agustín Pérez) y atracción de los transeúntes que a veces consideran inconexa la relación entre la alhaja y un sitio de ese tipo.
El cuentapropista, también realizador de audiovisuales revela: “Nunca pensé que esa foto de Fidel causara tanto impacto…Hice el montaje a propósito de los 91 años de edad que el líder hubiera cumplido el pasado 13 de agosto y completan la estampa de su rostro tranquilo una rosa verde que insinúa el grado de Comandante en Jefe que él llevará eternamente. Debajo una inscripción: Club martiano Mano de Valientes”.
P: ¿Cuándo decide Ud. colocar el retrato a la entrada de su casa-taller?
J: Fue el mismo 13 de agosto, día en que la Junta Directiva Provincial de la Sociedad Cultural José Martí celebró aquí el onomástico de Fidel, sobre la base de que a los héroes se les recuerda sin llanto. Asistieron además, integrantes de ese club martiano que presido desde 2014. Y ahí ha permanecido la imagen.
P: ¿Usted conoció personalmente a Fidel?
J: Lo vi cuando yo era estudiante… alto, de piel rosada, eso no lo olvido…nos pasó por el frente, saludó. Estoy muy vinculado a su trayectoria… nuestra sociedad cultural estudia y promueve no sólo la vida y obra del Héroe Nacional de Cuba José Martí, sino también el pensamiento de Fidel y de los próceres latinoamericanos y universales.
P: Y su club?
J: Asume esa propia línea y disponemos de libros, películas, videos, fotos y otros materiales didácticos y revolucionarios a disposición de quienes necesiten de ellos. Entre esa reserva contamos con la película cubana Martí: el ojo del canario…
P: Entonces su joyería contiene algo más que prendas de oro y plata…
J: ¡Si usted lo dice…¡
El trabajador no estatal cierra la puerta de su negocio para abrirla mañana temprano, mientras el retrato de Fidel queda afuera, detrás del cristal, resguardado por los que pasan a cualquier hora y miran curiosos al Fidel verde retoño convertido en la mejor alhaja de la joyería de Julián.

A la hora del peligro…

En momentos de alegría, dolor o miedo, la mayoría de la gente busca de Dios y de su misericordia infinita. Pero también, en el caso de los cubanos frente a los ciclones recordamos ipso facto a Fidel, el dirigente que con su ejemplo personal no tuvo que mandar a hacerlo: Durante Flora, encabezó los rescates y desde entonces ensenó a cuidarnos de inútiles lamentaciones, sino prever para que los males no se repitan.
El Comandante en Jefe Fidel propuso crear la Defensa Civil y fue suficiente para que el número de víctimas ya no fuera el mismo del ciclón Flora y su errática trayectoria y en Girón encabezó los combates frente a mercenarios pagados. Estuvo siempre junto al pueblo, corriendo el mismo riesgo.
Ahora los Consejos de Defensa, los dirigentes hacen lo mismo. Desde el martes cuadros designados por las autoridades de Guantánamo están en los municipios de Maisí, Baracoa, Imías…
Fue también quien en la Cumbre de Río de Janeiro y otros espacios munsdialkes adirtió sobre las consecuencias del calentamaiento global y el cambio climático, causa de los fenómenos de hoy: sequías, inundaciones, huracanes…y quién sabne si hasta los terremotos estén trelacionados. La lectura es simple y no tiene entrelineado. Para muchas figuras universales simplemente Fidel era un ungido de Dios.

Es posible el cielo en la tierra?

Como exordio de la visión sobre este hombre excepcional escogí una de las definiciones más hermosas que se hayan expresado jamás sobre quien fuera y será siempre el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana…pertenecen a Abdelaziz Bouteflika, ex presidente de la República Argelina:
“Hemos tenido el inmenso privilegio de tener como amigo a Fidel, que viaja al futuro, regresa y lo explica”.
Fidel Alejandro Castro Ruz, no sólo es un personaje de leyenda, sino un visionario, un iluminado, un profeta, como digno discípulo de José Martí, con la capacidad de ver las cosas antes de que se les tenga encima.
Por sus ideas futuristas, encabezó una revolución y su alegato de autodefensa a causa de los hechos del Moncada, sólo pudo concebirlo quien vaticinara cómo sería la Cuba del porvenir con la mirada de entonces y la del porvenir… ese programa no fue un compendio de simples promesas, sino de una seria proyección: Reforma agraria, transformaciones económicas y sociales, industrialización, vivienda, nacionalización de los servicios públicos de teléfono, gas y electricidad, salud, educación y cultura para todos.

Al seguir el hilo de la historia, después del desembarco del yate Granma, en Cinco Palmas, Fidel se reencuentra con su hermano Raúl y otros 10 expedicionarios y con sólo 7 fusiles asegura: “Ahora sí ganamos la guerra” y 25 meses después fue confirmado el augurio del estratega y genio político.
Si no fuera por su fe en el triunfo y el ejemplo personal al frente de las tropas, hubiera resultado más difícil a Cuba derrotar a los mercenarios pagados por los Estados Unidos durante el ataque por Playa Girón (unos mil 400), certeza y convicción demostradas también durante la Crisis de los Misiles en octubre 1962.
Otro increíble momento, registrado por los estudiosos de esta cualidad del líder histórico y que deja a cualquiera en una pieza es que a más de 20 mil kilómetros de distancia Fidel dirige en 1988 desde La Habana la batalla de Cuito Cuanavale en Angola. Resultado: las tropas cubanas y angolanas derrotan a las fuerzas armadas sudafricanas invasoras de Angola y ocupantes de Namibia.
Premonitorio fue igualmente su discurso el 26 de julio de 1989 en que apercibe al pueblo en caso de que desapareciera la Unión Soviética y lo dijo con estas impactantes palabras:
“Si mañana o cualquier día nos despertáramos con la noticia de que se ha creado una gran contienda civil en la URSS, o incluso si nos despertáramos con la noticia de que la URSS se desintegró […] Cuba y la Revolución cubana seguirían luchando y resistiendo”.

Y qué decir de la inquietante observación suya el 12 de junio de 1992 en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente, en Río de Janeiro, Brasil:
“hora tomamos conciencia de este problema, cuando casi es tarde para impedirlo”
De inmediato señala a los responsables: las sociedades de consumo por la atroz destrucción del medio ambiente y convoca a que desaparezca el hambre y no el hombre, cesen los egoísmos, los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde, para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo.
No menos adelantado fue su pensamiento sobre los Joven Club de Computación el 8 de septiembre de 1987: Joven Club de fábrica, de instituciones y Joven Club popular, porque estos son los que están allí al lado de los vecinos, este es el médico de la familia, la computadora de la familia… Joven Club de fábrica, de instituciones y Joven Club popular, porque estos son los que están allí al lado de los vecinos, este es el médico de la familia, la computadora de la familia¨…
Otro aserto: Desde que Fidel conoció al venezolano Hugo Chávez Frías en 1994, supo que era el líder que necesitaba Venezuela, ya que “La fuerza de su imaginación lo empuja hasta los límites de lo imprevisto”, como aseguraba su amigo, el escritor colombiano Gabriel García Márquez.
El tiene el defecto de no hacer las cosas a medias, sino desde el comienzo, hasta el final, así lo define Ricardo Alarcón de Quesada, mientras para Armando Hart es un ser con la capacidad de pensar siempre en grande.
Blas Roca dijo de él: Es un dirigente de los que nacen pocos en este mundo.
¡Fidel lo veía todo tan cerca! Todo lo veía, afirmaba Celia Sánchez y el Che hablaba de su amplitud de visión para prevenir los acontecimientos y anticiparse a los hechos viendo siempre más lejos y mejor que sus compañeros.
Ciento dieciocho personalidades mundiales opinaron sobre Fidel cuando cumplió sus 80 (fueron compiladas) y no faltó el conmovedor e impresionante criterio del teólogo brasileño Frei Beto: Es un hombre que pone su vida en función de la utopía y cree que es posible el cielo en la tierra.

Yo fui a Santiago …

Mientras vivan, los 500 guantanameros seleccionados para representar a sus colectivos laborales, estudiantiles, cooperativas u organizaciones, repetirán a la familia y al círculo de amigos: Yo asistí el 3 de diciembre de 2016 a la histórica concentración para la despedida póstuma y pública al invicto Comandante en Jefe Fidel Castro en Santiago de Cuba .santiago-10
Nosotros, la prensa, intuíamos que el acto político iba a ser notable, especial, sublime y doloroso, sin sospechar que las expectativas serían superadas por una sucesión de estampas fuera de lo común surgidas como para él.
boveda-fidelEl sol de Santiago, ardiente por naturaleza a las tres de la tarde, quedó bajo las nubes y la tarde ganó un tono gris, tolerable para los invitados del oriente cubano, en el avance a pie y al ritmo que impuso la marcha, pero nadie detuvo el paso por ampollas ni tacones. El reloj del tiempo retomó el astro rey ya a las cinco y tampoco entonces se requirió sombrero alguno.
Creí que por el camino desde la plaza Mariana Grajales de Guantánamo hasta la Ciudad Héroe, perderían la voz los jóvenes y espontáneos agitadores al encabezar lemas, consignas, versos de Mi Bandera, del poeta Bonifacio Byrne o frases de Julio Antonio Mella. Su potente garganta fue la misma en la plaza hasta el final. :
Ahora más que antes, que viva el Comandante (bis)…Fidel, gigante, eterno Comandante…Lo digo, lo digo, Fidel no se ha ido…Se oye, se siente, Fidel está presente. Yo soy Fidel (bis)…Si avanzo, sígueme, si me detengo, empújame, si retrocedo, mátame…Si deshecha en menudos pedazos, llega a ser mi bandera algún día, nuestros muertos alzando los brazos, la sabrán defender todavía….
Gente de nueva generación de santiagueros, sentados en el pavimento al final de la plaza, con la gracia que sólo tienen los de su edad, esperaron la hora del acto, convencidos de la grandeza del momento…decenas de periodistas de todos los medios y agencias internacionales registraron el instante irrepetible, las delegaciones de Puerto Rico y República Dominicana identificadas con su bandera llegaron para cumplir con el amigo fiel, el periodista uruguayo Walter Martínez, radicado en Venezuela y conductor del espacio informativo Dossier, confesó que nunca hubiera faltado a una cita así, la Embajadora de Belice en Cuba, la diplomática de Martinica y otras personalidades extranjeras, coincidieron en que viajar a Santiago era un compromiso moral con un hombre extraordinario. Gracias, por cuidar a Fidel, dijo a Radio Guantánamo entre sollozos la presidenta de los periodistas argentinos. plaza-2
En una prueba de su singular estilo, aparece de repente ante los invitados, Lázaro Expósito Canto, Primer Secretario del Comité Provincial del Partido en Santiago de Cuba y acepta un mensaje de cariño especialmente para los guantanameros presentes en la concentración.
Después las emociones crecieron en la plaza cuando el pueblo volvió a ver a los presidentes Nicolás Maduro, de Venezuela, Daniel Ortega, de Nicaragua y a Evo Morales, de Bolivia, quienes habían concurrido ya a las primeras actividades de las exequias en La Habana. También acompañaron a los cubanos en esta hora de luto los ex mandatarios de Brasil Dilma Russef y Lula Da Silva.
Y cuando anocheció, en todo el cielo de Santiago hubo sólo una estrella en lo alto, una, deslumbrante junto a la luna nueva. Ninguna otra… el firmamento era un paisaje diferente al de las restantes noches del balcón del Caribe. plaza-3
Los 500 de Guantánamo, nunca olvidarán que fueron testigos presenciales de la noche en que Raúl declaró: sí se pudo, se puede y se podrá continuar la Revolución. Fidel demostró con hechos a lo largo de la vida, que todo es posible.

“Quise esconder mi alma, pero se me ve”

Para siempre quedarán en los ojos de este pueblo las rosas blancas debajo del cristal. Fue sabio escoger el color de la paz, para que fuera contigo a la infinitud esa imagen de pureza. Oswaldo Guasayamín lo expresó de otra manera y en diferente dimensión con un retrato de tus manos. Fidel habitará desde ahora lo profundo del corazón, para llevarlo cada quien a todas partes, sin compartirlo con nadie. rosas
A mí, que controlé por estos días el llanto me acuden a la memoria los versos de una canción de Sara González : Quise esconder mi alma, pero se me ve.
El dolor simultáneo duele menos y los que saben interpretar el tiempo de los hombres, notan que el cielo llora en distintas partes de Cuba desde el sábado 26, mientras el silencio aflige el corazón a jóvenes, mujeres, hombres, ancianos…
Nueve días de luto, con la bandera a media asta y sin él, es tan duro… difícil resulta contener las lágrimas y evitar la voz quebrada, ahora que en un esfuerzo final el invencible Comandante dice adiós de occidente a Oriente, para que no quede nadie excluido de la posibilidad del saludo y la despedida.
Se va el líder histórico de la Revolución, pero los niños sentirán la mano tierna del héroe sobre su pelo y besarán simbólicamente la mejilla que siempre puso sin miedo ni objeción el mejor discípulo de José Martí cuando la gente humilde le devolvía cariño.
…Jamás abandonó a nadie a su suerte en momentos extremos como ocurrió cuando un expedicionario cayó al mar por accidente durante la travesía del Granma. Desde entonces, a pesar de su juventud, Fidel comienza a nacer como el padre que lleva de su mano derecha a cada hijo y a la familia entera le ofrece confianza. ¿Y ahora? Pregunta el mundo y hasta nosotros pensamos ¿Cómo caminar sin ese apoyo?. Hay que crecerse para andar solos el camino.
Fidel dejó entre sus enseñanzas la unidad, una carta de triunfo. Esta carrera de relevo necesita manos firmes para tomar la antorcha y obtener a la meta, porque a Cuba le dejaste alumbrado el camino.