A la hora del peligro…

En momentos de alegría, dolor o miedo, la mayoría de la gente busca de Dios y de su misericordia infinita. Pero también, en el caso de los cubanos frente a los ciclones recordamos ipso facto a Fidel, el dirigente que con su ejemplo personal no tuvo que mandar a hacerlo: Durante Flora, encabezó los rescates y desde entonces ensenó a cuidarnos de inútiles lamentaciones, sino prever para que los males no se repitan.
El Comandante en Jefe Fidel propuso crear la Defensa Civil y fue suficiente para que el número de víctimas ya no fuera el mismo del ciclón Flora y su errática trayectoria y en Girón encabezó los combates frente a mercenarios pagados. Estuvo siempre junto al pueblo, corriendo el mismo riesgo.
Ahora los Consejos de Defensa, los dirigentes hacen lo mismo. Desde el martes cuadros designados por las autoridades de Guantánamo están en los municipios de Maisí, Baracoa, Imías…
Fue también quien en la Cumbre de Río de Janeiro y otros espacios munsdialkes adirtió sobre las consecuencias del calentamaiento global y el cambio climático, causa de los fenómenos de hoy: sequías, inundaciones, huracanes…y quién sabne si hasta los terremotos estén trelacionados. La lectura es simple y no tiene entrelineado. Para muchas figuras universales simplemente Fidel era un ungido de Dios.