Hart, uno de los grandes ideólogos de la Revolución Cubana

Guantánamo festejará durante la primera quincena de julio próximo el aniversario 130 de la entrada de La Edad de Oro por esta parte de Cuba en el mismo lugar donde funcionara en 1889 la Sociedad La Luz, envío remitido desde Nueva York por José Martí, trascendió en un Taller de Valores Humanos, dedicado a Armando Hart Dávalos por los 89 años de su natalicio.
El doctor Hart sigue siendo un paradigma ideológico de la Revolución Cubana que dedicó toda su vida a la causa libertaria del país y al pensamiento progresista latinoamericano y mundial, afirmó Noralis Palomo Díaz, presidenta de la Sociedad Cultural José Martí en la provincia.
La académica recordó que para el Che, este integrante del grupo fundador del Movimiento 26 de Julio, fue uno de los grandes ideólogos de la Revolución y lo demostró como ministro de Educación y Cultura a lo largo de su fructífera vida.
Revalidó esa ejemplar trayectoria un estudio esbozado por el MsC, profesor Iraudy Rivera Barnes, acerca del pensamiento humanista del leal y profundo martiano que fue y la vigencia de su llamado al diálogo de generaciones, como garantía de la continuidad de la Revolución y hacia el socialismo del siglo XXI.
Entre los 70 clubes martianos la provincia, fue presentado ante el plenario, el perteneciente a la comunidad de Honduras, por llevar con orgullo el nombre de Hart, ese querido abogado, cuyas huellas inspiran y sirven de modelo por sus aportes teóricos y prácticos al utilizar el conocimiento como eficaz herramienta para dirigir, sin perder de vista los sentimientos, la ética y el contacto con las masas.
Los participantes en el Taller de Valores, coincidieron con la propuesta del profesor universitario Daniel Fernández Urgellés, de implementar una estrategia para compartir con la juventud guantanamera las cualidades ideológicas, humanas, patrióticas y el hondo pensamiento

Anuncios

Falleció el actor Salvador Wood

TOMADO DE CUBADEBATE

El destacado actor cubano del cine, la radio, la televisión y el teatro, Salvador Wood, Premio Nacional de Televisión Por la Obra de Toda la Vida, ha fallecido este sábado a la edad de 90 años.

Wood, uno de los más respetados y queridos actores cubanos, es admirado por generaciones de cubanos y recordado por sus inolvidables roles en los filmes cubanos La muerte de un burócrata y El Brigadista, entre otros.

El también Premio ACTUAR por la Obra de la Vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas ACTUAR 2016, será recordado como uno de los actores más populares, prestigiosos y versátiles de nuestras artes escénicas.

Nació el 24 de noviembre de 1928, en Santiago de Cuba, donde mismo nació su compañera de la vida, Yolanda. Sus padres eran santiagueros y por la estirpe paterna de los Wood, fue el único que tuvo el coraje de ser actor de teatro, de radio, de televisión y de cine.

Salvador Wood se lamenta de no haber aprendido música y de no tocar ningún instrumento musical, porque ese arte, llamado por Martí, la más bella forma de lo bello, ayuda mucho a los actores de cualquier género.
Nace un autor

Sus primeros retos como actor fueron en la radio, en 1943, en un programa especial sobre el fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina, el 27 de noviembre. Hizo el papel de uno de los estudiantes fusilados.

Después llegó al teatro y su primer reto fue con solo 17 años, en el año 1945, organizado por el Cuadro de Comedia y Arte Dramático creado en Santiago de Cuba por el actor matancero José María Béjar, en la obra Don Juan Tenorio, de Zorrilla. Béjar hacía el Tenorio y él su contrafigura, Don Luis Mejías; obra en verso, un clásico del teatro romántico español. Lo más simpático es que aún hoy sé sabe de memoria la larga relación que le hace Don Luis Mejías a Don Juan Tenorio en la Hostería El Laurel.

Le siguió, en 1952, el primer reto en la televisión, en un programa de Paco Alfonso, en el Canal 2, dirigido por Jesús Cabrera, donde hizo por primera vez un personaje campesino. Después de eso a hecho 18 campesinos distintos.

Más tarde, en 1960, debutó en el cine, en un documental bajo el título de Chinchín, donde hizo el papel de otro campesino. El director fue Humberto Arenal y el fotógrafo, el canadiense Harry Tanner; se filmó en Jovellanos, Matanzas. Donde salvador fue más feliz como actor, y sintió un mayor impacto emocional, fue en la película El Brigadista, en 1976, porque allí debutó su hijo Patricio Wood, juntos los dos en el mejor ejemplo de fraternidad que existe, padre e hijo.

Como actor también lo marcó sobremanera el haber hecho el papel de José Martí en un programa que dirigía Pedro Álvarez, en 1968, a propósito del centenario del estallido de la Guerra de 1868, en el que mi esposa novia encarnó la figura de Carmen Zayas Bazán.

El formidable actor, es un profesional empírico, sin escuela, y que aprendió observando y preguntando a los actores académicos como Juan Carlos Romero, uno de los directores más queridos; de Alejandro Lugo y de otros que harían penosa la lista por un olvido involuntario. Y como no tenía academia, se veía ante una enorme desventaja. Por eso tuvo que estudiar solo, leer mucho, y beber de las técnicas de Stanislavski después de 1959. Siempre se ha mantenido actuando constantemente, y en el año 2006 participó en otra película, Listos para la Isla.

A sus 80 años, se declaraba esperanzado en seguir actuando, enamorado de una actriz que tuvo el valor de casarse con él hace 59 años declarando públicamente que tiene un apellido de madera (Wood, en inglés significa madera), pero una voluntad de hierro.
Actor y poeta

Entre todas las condecoraciones, diplomas, distinciones y medallas que posee se queda con la admiración de su pueblo y el cariño de su esposa, el de sus dos hijos y de sus cuatro nietos.

Impacto social, un resultado de la UNEAC en Guantánamo

Esta provincia es un referente en el trabajo comunitario, trascendió durante la asamblea 9no Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Guantánamo, donde la membresía expresó su rechazo a la Ley Helms-Burton, engendro anticubano del imperialismo yanqui sin fundamento jurídico.
Roberto Montesino Pérez, Jefe del Departamento de Cultura y Propaganda del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, instó a enfrentar esa escalada agresiva con las armas del arte, la ética y el impacto social que caracteriza el trabajo de la organización en el escenario de la cruzada teatral serrana, próxima a su trigésima edición.
En ese espacio de reflexión y debate Luis Morlote, vicepresidente de la UNEAC y Fernando Rojas, viceministro de Cultura, subrayaron la influencia en la enseñanza artística, el permanente intercambio de la intelectualidad con los públicos y calificaron la provincia como pionera en la entrega de becas de creación para estimular la membresía.
Al calor de las intervenciones los participantes señalaron la apatía de la sociedad cubana frente a indisciplinas sociales como el ruido excesivo en horarios y lugares inapropiados, el deterioro de valores y convocaron a la vanguardia artística a tomar parte, desde la cultura en la formación y rescate de la educación formal y la decencia.
Valoraron el fruto de las alianzas intersectoriales para materializar la declaración del changüí como patrimonio de la nación, emprender el rescate de la casa natal del poeta Regino Eladio Boti, la sede de la compañía Danza Libre y próximamente algunas intervenciones en el Zoológico de Piedra.

Los artistas ponderaron el efecto de la Jornada sobre la Presencia Francesa en Guantánamo, posibilidad de promover como destino turístico las ruinas de los cafetales de esos hacendados galos, solidez de los proyectos comunitarios y exhortaron a difundir tradiciones y logros del sector en las redes sociales ante banalidades compartidas en esas plataformas.
Rafael Pérez Fernández, miembro del Comité Central y primer secretario del partido en la provincia, felicitó al nuevo ejecutivo de la UNEAC, encabezado por el crítico de arte Jorge Núñez Motes (reelecto) y corroboró la voluntad política de las autoridades locales para seguir cumpliendo juntos la política cultural, salvaguardar el patrimonio y mantener el funcionamiento de sus instituciones.
La asamblea 9no congreso de la UNEAC en Guantánamo eligió también los integrantes del Consejo Nacional (Jorge Núñez, Migdalia Tamayo y Eldis Baratute), los 5 delegados al evento y confirió la condición de Miembros de Mérito a la escritora Ana Luz García Calzada y al artista de la plástica Ángel Laborde.

Cultura, tecnología y talento en función de oyentes y televidentes

La asamblea noveno Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, correspondiente a la filial de cine, radio y televisión en Guantánamo, expresó su apoyo a la declaración de condena del Gobierno Revolucionario ante el sabotaje al suministro de electricidad en Venezuela.
Durante el desarrollo de la reunión los realizadores propusieron también crear un frente común de debate y diálogo basado en la creatividad, el soporte tecnológico y la auto-preparación para privilegiar la calidad y el gusto estético en los programas televisivos y radiales.
Esos creadores coincidieron en que la renovación del contenido y la forma en los medios debe atender de manera prioritaria la adolescencia y sus códigos, así como también necesidades informativas y recreativas de los habitantes serranos en la compleja misión de satisfacer a los destinatarios.
Marlene Salazar, Premio Nacional de Radio, consideró oportuno dedicar más espacios al hogar y la familia y ajustarlos a horarios de mayor audiencia, en tanto el realizador de Solvisión Tomás García Torrell reflexionó: debíamos cuestionarnos siempre para quién trabajamos y en ese sentido tener en cuenta la retroalimentación como vía para perfeccionar continuamente los productos comunicativos.
La realizadora televisiva Yanela González Quintero convocó a concurrir con asiduidad en los espacios fijos de debate La mirada y Día de los Medios, como parte de la actualización integral, mientras Jorge Núñez, presidente de la UNEAC planteó la conveniencia de proyectar talleres de crítica de arte para completar el ejercicio profesional de los periodistas.

El plenario intercambió criterios en torno al exiguo crecimiento de la membresía en ambos medios, la responsabilidad en la toma de decisiones transformadoras contra el conformismo, uso de la ciencia de la comunicación y otros recursos para insertar proyectos novedosos conforme a estos tiempos de guerra mediática.
Mabel Pozo Ramírez, directora del sistema radial en la provincia dijo que la cultura es esencia en los procesos productivos de las 5 emisoras del territorio, para la formación de legítimos valores en noticieros, revistas informativas entre otros programas y resaltó el aporte de la UNEAC, comisiones de calidad, consejos artísticos y tribunales de evaluación hacia ese perfeccionamiento.
Seguidamente Lisván Lescaille, director de la televisión en Guantánamo, anunció la salida próximamente en el telecentro Solvisión del programa Tienen la palabra, compromiso que exige del adiestramiento de nuevos guionistas y la intervención de la vanguardia artística para diversificar el enfoque, la factura y los temas.
La locutora Rosalía Arnáez fue nominada para representar a los creadores guantanameros de cine, radio y televisión en esa asociación nacional, quedó propuesto como presidente del comité provincial de la UNEAC Jorge Núñez Motes y la filial será encabezada como sigue: La periodista Yanela González Quintero, Presidenta. La realizadora radial Elba Mestre González, vicepresidenta y el locutor Juan Guilarte Frómeta, secretario.

Armando Morales, estará presente siempre entre los guantanameros

Estuvo en la Cruzada teatral Guantánamo-Baracoa otras veces y ahora le echamos de menos. Al saber la noticia de su deceso los cruzados se estremecen. Recordarlo en la 29 edición y en plena campa;a será el mejor homenaje.

Armando Morales Riverón fue el creador del conocido muñeco Pelusín del Monte, inspirado en el personaje de la escritora cubana Dora Alonso. Foto: AHS.

El destacado actor titiritero y fundador del Teatro Nacional de Guiñol, Armando Morales Riverón, falleció este viernes en La Habana tras una prolongada enfermedad, informó el Consejo Nacional de Artes Escénicas.

Merecedor del Premio Nacional de Teatro 2018, se graduó en 1961 de la Escuela Superior de Artes y Oficios de La Habana y en el Taller de Integración y Plástica del Departamento de Bellas Artes. Desde entonces formó parte del Guiñol Nacional de Cuba. También se desempeñó como Profesor Titular de la Universidad de Las Artes.

Intervino como actor en numerosas producciones, entre ellas: La lechuza ambiciosa (1976), El globito manual (1984), Pinocho (1985), Chímpete Chámpata (1986); Redoblante y Meñique (1988); Papito (1991); La República del caballo muerto (1992); Érase una vez un mundo al revés (1993); En el infierno (1994); Abdala (1995); Floripondito o los títeres son personas (1997); Ubú Rey (1998); Osobuco soberbio a la parrilla (2002); La Caperucita Roja (2003); Mi amigo Mozart (2004), El Quijote anda (2005) y Fuenteovejuna (2007).

Su obra plástica, de la cual son parte esencial sus diseños para la escena y sus títeres, ha sido expuesta en numerosas ocasiones en los más disímiles formatos y espacios como el prestigioso museo Obratzov de Moscú en 1981 y la Exposición Cuatrienal de Praga en 1983.

Su meritoria labor le ha proporcionado numerosos reconocimientos de muy diversa índole, entre ellos, premios otorgados por la crítica teatral y por variadas instituciones nacionales.

Morales fue uno de los más importantes animadores del resurgimiento del teatro de títeres en Cuba y por su prestigiosa trayectoria artística ha recibido los siguientes lauros: Premio Assitej, Premio diseño integral, Premio Villanueva -puesta en escena-, Premio Caricato -mejor dirección artística-, entre otros.

TOMADO DE CUBADEBATE

Arriba, corazones martianos…

No basta con denunciar la presencia norteamericana en Guantánamo contra la voluntad del pueblo… es necesario fundamentar lo ilegítimo de la base naval en esa bahía y la obligación de devolver a los cubanos la zona ocupada por ese enclave militar desde 1903, reflexionó este miércoles Víctor Hernández, Subdirector de la Oficina del Programa Martiano en la Asamblea resumen de la Sociedad Cultural José Martí (SCJM) en la provincia más oriental de la Isla.
La declaración secundó la propuesta de efectuar un Tuitazo Martiano en enero próximo como parte de las herramientas que ofrecen las redes sociales para promover la vida y obra del Héroe Nacional de Cuba.
Noralis Palomo Díaz, presidenta de la filial provincial exaltó el trabajo de los martianos del municipio de Baracoa, por sus iniciativas en el rescate de la historia local, uso de los medios de prensa y el modo de multiplicar clubes de base en centros estudiantiles y laborales, un brío que convoca a salvar en los Consejos Martianos Municipales el legado de los alfabetizadores en 1961.
La académica valoró también el culto permanente de la población al ideario martiano en el municipio de Imías y especialmente en Cajobabo y Guajacal, este último uno de los 13 puntos de la Ruta Martiana donde acampara el Maestro el 19 de abril de 1895.
Otras intervenciones en torno a la destacada labor de los martianos guantanameros hicieron notar el acento de la membrecía en el reciente encuentro nacional sobre los aborígenes, la acogida a niños y jóvenes en la sede de la SCJM para impartirles clases de Inglés durante el verano, así como a partir de enero repasos gratuitos de Español, Historia y Matemática con vistas a las Pruebas de Ingreso a la Enseñanza Superior.
En julio de 2019 los martianos festejarán el aniversario 130 de la entrada por Guantánamo de 20 ejemplares de la primera edición de La Edad de Oro, enviados desde Nueva York por su redactor y editor José Martí al patriota santiaguero Amador Esteva, radicado en la llamada ciudad del Guaso. La filial guantanamera tiene 82 clubes de base y 948 asociados.

Influencia francesa, un hecho

Propuestas, acuerdos y reflexiones del primer encuentro #PresenciaFrancesa en #Guantánamo no han de resultar letra muerta, sino un impulso para detener el deterioro de las ruinas de los #CafetalesFranceses, ejercicio que involucre a la ciudadanía, concordaron los participantes en los paneles de la jornada final del encuentro, del 20 al 22 de los corrientes.
La ocupación espacial de las haciendas cafetaleras en la cuenca superior del río San Francisco, Sierra del Rosario, Pinar del Río, conferencia dictada por el MsC Pedro Luis Hernández Pérez, arrojó nuevas luces desde el punto de vista geofísico sobre las huellas culturales y económicas de los 261 franceses asentados en esa parte de Vuelta Abajo en el período de 1790 a 1850.
“La naturaleza es un libro abierto y hay que saber leerlo”, precisó el especialista, en su llamado a resguardar el patrimonio legado por los galos.
Osmany Pérez, Director Provincial de Patrimonio, informó que en Guantánamo el mayor número de cafetales franceses radica en Yateras con 16, El Salvador 13, Manuel Tames 7 y Niceto Pérez 1, necesitados de protección y conservación especializada.
La escritora Ana Luz García Calzada, presentó un análisis acerca del parnasianismo (movimiento literario francés posromántico de la segunda mitad del siglo XIX), en la obra del poeta guantanamero Regino E. Boti, observado tempranamente en los poemarios Rumbo a Jauco (1910), Arabescos Mentales (1913) y su extraordinario soneto Funerales de Hernando de Soto.
El crítico de arte Jorge Núñez Motes, mostró la influencia francesa en las Artes Plásticas y sorprendió a los presentes con un dibujo de Boti, realizado en 1894, del desaparecido cafetal Campo Hermoso, poco antes de la partida del adolescente a Barcelona, donde visita la galería Parés con sus aires renovadores, como la sala de más historia en esa parte de España. A lo largo de su análisis el estudioso pasa revista a otras herencias francesas en la obra botiana, reflejadas en el poema babul y el aprendizaje de fotografía con el emigrado Luis Lamarque.
Para el arquitecto Gaspar Atarés las universidades deben ayudar en este empeño de salvar las huellas aún visibles, propias de las viviendas de esos inmigrantes: pretiles, columnas, puntales, horcones de madera, ladrillos y otras características presentes, por ejemplo en la edificación que ocupa la escuela primaria Enrique José Varona o el Bufete Colectivo de Martí y Crombet.
Otro panel de la jornada de conclusiva dejó ver costumbres, linaje, economía y fomento de cafetales en el suroriente de Cuba, a través de las familias Riveaux-Girard, Manet-Petit y Beneguí-Mondet.
La próxima-advirtieron los participantes-deben estar presentes las autoridades…Y que sea pronto, dijo alguien, por la urgencia de implementar una estrategia común a favor de los cafetales franceses de Guantánamo, entre otras influencias, puesto que son patrimonio cultural de las generaciones actuales y de las que están por venir.