Vindicación de los Padres…

Hoy quiero salir al paso a los que creen que padre puede ser cualquiera. Abogo por el mío, que fue el mejor de los hombres del mundo. No recuerdo en él ni un solo defecto y esas son palabras mayores para quien aprendió a equilibrar a los demás sopesando virtudes y defectos, sin juzgar a nadie… ninguno de los mortales tiene derecho a hacerlo. Pero los padres valen mucho y es preciso sembrar esa mentalidad de amor,no sea que ocurra como con las suegras y los chistes para denigrar su imagen. Hay padres que dejan un buen legado a sus hijos.Boti padre

Fue lo que hizo Regino Eladio Boti, el poeta Mayor de Guantánamo a su hijo Reginito, (fallecido en La Habana en 1999) y quien brilló como eminente economista y en representación de la Revolución Cubana en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Propongo un fragmento de la versión que hice hace un tiempo atrás de ese documento.

La carta inédita, escrita en 1945 cobra vigencia en estos tiempos de virus y pandemias, por una mayor cultura de la higiene y la prevención y como vacuna eficaz contra enfermedades infecto-contagiosas.

Boti hijoEntonces y todavía, son válidas las lecciones del insigne progenitor : Debes ser amigo de tu médico, no le ocultes ninguna enfermedad; está en nuestras manos evitar caer enfermo, pero lo mejor es no enfermar. Todos los vicios son malos, agrega Boti, y advierte sobre el efecto del cigarro, el alcohol y enfermedades de transmisión sexual frecuentes en su época como la blenorragia.

Sin dudas, antes de ingresar a la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, Reginito fija también en la memoria y en la conciencia, otras recomendaciones del padre que recorriera el mundo, siempre de vuelta a su natal Guantánamo: Hijo, no tomes ni dejes ningún vehículo en marcha…..

¿Qué me dejó la Cumbre?

Raul y ChinchillaQueda un vacío en el ambiente y la pantalla del televisor… a mis vecinos y compañeros de trabajo perciben lo mismo, después de intensas jornadas virtualmente tan cerca de presidentes de naciones hermanas, que entran al concierto de los pueblos, como una urgencia vital. Terminó la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanas y Caribeñas, CELAC y es el mismo sentimiento de todo anfitrión al despedir a sus huéspedes.
Queda también la admiración ante la sabiduría natural de Evo Morales, reconocida por Raúl, el verbo penetrante de José Mujica, la concreción de Juan Manuel Santos, la delicadeza de las mandatarias de Argentina, Brasil y Jamaica por sus visitas a Fidel, reflejadas en fotos que dieron la vuelta al mundo.Raul
Otra inolvidable estampa de la cita de alto nivel fue el intercambio de Ban Ki Moon, Presidente de Naciones Unidas (ONU) con el Comandante en Jefe de la Revolución, su recorrido por instituciones capitalinas, la presencia por primera vez de José Miguel Insulza, titular de la OEA y la de Porfirio Lobo, ex presidente de Honduras, junto al dignatario entrante. El momento es de eludir las diferencias y trascender los espacios.
Nuestros países, rebeldes y dueños de mucha dignidad, admiten que aferrarse a rencores históricos empeora la ya comprometida situación económica y social de buena parte del continente, llamado al diálogo y a salir a flote, basado en lo que tiene desde agua en abundancia hasta minerales y lo que más vale: su gente.Ban Ki Monn
Integración fue palabra clave de la CELAC en La Habana, con la participación de Enrique Peña Nieto, Presidente de México, un estado que nunca se apartó de Cuba. Por eso el gobernante habló de fortalecer esas históricas relaciones. Se extrañó al eterno amigo Hugo Chávez, el ausente más presente en la reunión por ser impulsor de los movimientos integracionistas en marcha.
Estábamos juntos mañana, tarde y noche, soñando despiertos, para hacer viable el compromiso del área, accediendo a la unidad dentro de la diversidad y hacia la cultura de paz que plantea Cuba.
ambiente general cumbre celacConcluyó la Cumbre, pero nos queda la alentadora certeza de que treinta y tres pueblos caminan solos, sin Estados Unidos y de que América Latina y el Caribe ya fue declarada zona de paz.
Todos ponemos ahora la mirada en Costa Rica, donde se fragua el crisol de la solidaridad y el futuro esperanzador esbozado por la presidenta Laura Chinchilla, sucesora pro témpore de la CELAC… y se reunirá otra vez la familia del continente incluidas las Antillas a proyectar los nuevos desafíos que imponga para entonces la vida.