Comenzó jornada sobre la presencia francesa en Guantánamo

Fui por ellos. Los palpé, los viví. Húmedos, olorosos, detenidos en el tiempo, hechos historia. Y aunque nacieron hace 215 años hoy despiertan y será-debe ser-, para siempre, más allá de las fronteras del territorio. Los #CafetalesFranceses, su impacto en la economía, la arquitectura, el arte culinario… concentran en nuestra ciudad a estudiosos del tema, como parte de la Jornada Presencia francesa en Guantánamo, entre ellos la Drc María Elena Orozco, profesora de la Universidad de Oriente. (Este miércoles impartirá la conferencia inaugural del foro, titulada Influencia francesa en la cultura cubana)


-Estoy fascinada con lo que he visto en las #ruinas del Jagüey, son una joya… se nota la fuerza del Caribe anglófono y los paisajes transportan a un mundo mágico, declara la académica santiaguera, al observar el buen estado de la hacienda del cafetal madre, sus paredes lisas, cenefas, horcones antisísmicos, jardinería, vajilla, escalones, pisos de madera. También aprecia que en la región las familias inmigrantes hallaron lugares deliciosos donde forjaron el patrimonio que redescubre el presente.
Edda Durruthy y Rubén Portillo Preval junto a su hijo, heredan en el inmueble lo que queda de varias generaciones de naturales y descendientes, entre 1820 y 1825.
Junto al presidente de la Unión de Escritores y Artistas en la provincia, Jorge Núñez Motes, los participantes visitaron también en la primera parte del programa los vestigios del cafetal Campo Hermoso, cuyo propietario fue Benjamín Star. Otras sorprendentes experiencias del día: hallar entre la espesura la tumba de Federico Lescaille, fallecido en 1864 y dueño del cafetal de Monte Verde, observar secaderos y su despulpadora en funcionamiento a favor de la actual cosecha, departir con productores, y por boca de ellos saber que con los japoneses retomarán el cultivo del café tradicional, a petición de los propios nipones. Los cafetales franceses viven, renacen tierra adentro, donde siempre estuvieron por voluntad de los primeros en llegar y forjarlos. Francia del siglo XXl debe saberlo. Cuba toda. Para que sepa lo que tiene, lo que hay, donde a veces nadie lo ve.