Plaza Mariana Grajales: Historia, belleza, modernidad….

La Plaza Mariana Grajales de Guantánamo, ejemplo de modernismo en la visualidad, recibió el Premio del Barrio, otorgado por los Comités de Defensa de la Revolución y la categoría de Centro Distinguido del Sindicato de la Cultura, durante las actividades conmemorativas por el Bicentenario de la Madre de los Maceo y los 30 años de esa institución patrimonial.plaza 1
Quien quiera resumir la historia del territorio, venga al Conjunto Escultórico de esta plaza, invitó Arturo Valdés Curbeira, Director Provincial de Cultura, al resumir un Taller realizado en los salones de la explanada, con motivo de ambas celebraciones.
En ese contexto, Lídice Duany Destrade profesora de la Universidad de Oriente y estudiosa de la familia Maceo, intervino en el panel sobre la inmortalidad de la progenitora de catorce hijos al servicio de la patria y presentó el libro “Mariana Grajales Cuello, doscientos años en la historia y la memoria”, texto con nuevas verdades de su vida.
A José Sánchez Guerra, Historiador de la Ciudad, le correspondió exponer el paso de la luchadora independentista por Sabana Abajo, La Indiana, Yateras, Puriales, Cuchillas del Toa y otras zonas de Guantánamo y los nombres de mambisas como Dolores Paján, Inocencia Araújo, Cristina Pérez, Caridad Jaca y Juana Pérez, así como las mujeres citadas por José Martí en su Diario de Campaña.
En el coloquio, Jorge Núñez Motes, Presidente Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, confirmó la coincidente dimensión creativa y el simbolismo patriótico del conjunto Monumentario y dijo que la llamada Ciudad del Guaso es ejemplo de visualidad contemporánea a partir de la concepción estructural de la plaza, donde convergen la flora del semidesierto cubano y helechos arborescentes del área de mayores precipitaciones.

plaza 2Treinta años después de inaugurada la obra, el escultor Enrique Angulo y el arquitecto Rómulo Fernández, dos de los ganadores del Proyecto en mil 985, resaltaron la conservación del bloque escultórico, realizado con el aliento del pueblo y del inolvidable compañero Raúl Michel Vargas, entonces Primer Secretario del Partido en la provincia, a quien los presentes rindieron un minuto de silencio.
Junto al fotógrafo Mario Díaz, quien conserva imágenes desde las primeras labores constructivas, Rómulo y Angulo coincidieron en que fue una experiencia inigualable, a pesar de su envergadura y complejidad, por la unión entre los especialistas, con el fin de que trascendiera el resultado multidisciplinario y no las individualidades.
Muy impresionada por la trascendencia del monumento y su cuidado por parte de los guantanameros, Lesbia Vent Dumois, Presidenta Nacional de la Asociación de Artistas de la Plástica de la UNEAC, significó el profesionalismo puesto a prueba para lograr ese justo homenaje a la Madre de los Cubanos.

Lo que sabemos e ignoramos de Mariana Grajales…

Versión de la Conferencia impartida en Guantánamo por la Drc. Damaris Amparo Torres Ellers, invitada por la Comisión Aponte de la UNEAC, con motivo del bicentenario del natalicio de  Mariana Grajales Cuello, la madre de los Maceo

. Durante la Guerra de los Diez Años las mujeres desarrollaron una labor encomiable en los campamentos y hospitales de sangre, como parte de la retaguardia (impedimenta) al cuidado de los niños, ancianos y heridos. Y a pesar de que se dice que detrás de un gran hombre hay siempre una gran mujer ¿por qué subordinarla? ¿Por qué situarla detrás y no al lado o delante ? Este es el caso de Mariana Grajales, valorada generalmente en su condición de Madre de los Maceo, lo cual obstaculiza su grandeza como luchadora. Un análisis profundo de su personalidad nos conduce a José Martí en sus artículos Mariana Maceo y La Madre de los Maceo entre 1893 y 1894 en el periódico Patria. De la etapa colonial encontramos trabajos sobre esta figura de la historia, correspondiente a autores como Longino Alonso, Aida Rodríguez Sarabia y durante el período revolucionario hay dos obras que marcan pautas: Historia de una familia mambisa, de Nidia Sarabia y Mariana, raíz del alma, de Adis Cupull y Froilán González. Existen también controversias sobre la partida de nacimiento de Mariana. Primero se decía que el 26 de junio de 1808, pero el investigador y periodista santiaguero Yoel Mourlot Mercaderes demuestra que fue el 12 de julio de 1815, registrado en la iglesia de Santo Tomás Apóstol de la Ciudad Héroe. Cuando a la Federación de Mujeres Cubanas se le mostraron las evidencias, la organización hizo los cambios para rendirle homenaje en la verdadera fecha de su nacimiento. Otra cosa: Su padre José Grajales Matos era de origen dominicano y la madre Teresa Cuello, santiaguera. A veces se dice que ella escribía, pero realmente Mariana era analfabeta, realidad muy común entre las muchachas de su época, porque en la zona del Cristo donde la familia poseía una pequeña propiedad a principios del siglo XIX no existían escuelas ni medios al alcance de su condición racial y social. Sólo dispuso de las enseñanzas dque supo darle la familia y la Iglesia, sobre todo fuertes valores morales que transmitió a sus hijos. Se casa en primeras nupcias a los 16 años, con Fructuoso Regüeiferos (1831) y vienen al mundo Felipe, Fermín, y Manuel y se pudo localizar en la Iglesia de San Nicolás de Morón, San Luis (1843) la partida de nacimiento de Justo Germán. Si Fructuoso muere en 1839, entonces no era su hijo. Fue bautizado por Mariana como hijo natural, con su propio apellido (Justo Germán Grajales) Conoce a Marcos Maceo (santiaguero) a mediados de la década del 40, se casan en 1851 y fruto del matrimonio nacen Antonio de la Caridad, José Marcelino, María Baldomera, Dominga, Julio, Miguel, Rafael, Marcos, Tomás y María Dolores, que muere a los 15 días. Así que es madre de catorce hijos: tres hembras y once varones. Por cierto, Manuel muere antes del inicio de la guerra, mientras los restantes hermanos tuvieron participación en las luchas libertarias. De modo que cuando esta heroica cubana se une a Marcos, ya ha enfrentado vicisitudes en la vida, dando aliento y firmeza en la crianza de sus hijos varones. Se exagera al catalogarla como una mujer dura incluso en su matrimonio. Sin embargo Marcos no está subordinado, sobre todo porque era una sociedad patriarcal, además él la consideraba el alma del hogar y de hecho él enseñaba a los hijos a trabajar, al manejo del machete y de las armas de fuego. Los dos ayudaban, no se debe minimizar al esposo. La formación de la familia fue compartida. Eso sí: Ella transgredió los cánones de su época, como fue alzarse en armas, junto a otras muchas cubanas en Camagüey, Tunas, Holguín, Santiago…Por eso las actividades del bicentenario rinden homenaje a todas las luchadoras. Esta familia se preparó para el alzamiento al dejar la casa de la calle Providencia en la Ciudad de Santiago de Cuba al cuidado de alguien con potestad incluso de alquilarla y de esa protección del patrimonio se encarga Antonio con el consentimiento de la madre antes de incorporarse a la lucha. Un testimonio de María Cabrales, da cuenta de que en cierta ocasión Mariana llega a la casa rebosante de alegría, entra a su cuarto, toma un crucifijo y expresa: “De rodillas todos, ante Cristo, el primer hombre liberal que conoció el mundo, juremos libertar la patria o morir por ella” Agrega que realizado el compromiso salieron Antonio, José, Justo, Baldomera, Dominga, Fermín, Felipe, Miguel, Julio y Rafael. Sólo quedaron los menores, Dominga, Marcos y Tomás. También se supo que las autoridades españolas quemaron la casa, dañaron los sembrados y la valerosa madre tuvo que partir también hacia la manigua, al considerar, además, que el deber estaba junto a los suyos y lo hace poco después de que se marcharan los primeros de casa. En enero de 1869, Mariana se encuentra en la zona de Jiguaní cuando ocurre el incendio de Bayamo y se presume que permaneció en cuevas y ranchos. En general se mantuvo durante una década en la manigua bajo persecución, sufriendo los embates climatológicos. En ese período el oriente de Cuba fue azotado por más de cinco ciclones y hubo temblores de tierra, crecida de los ríos, contaminación de las aguas y no disponían de antibióticos ni otras medicinas. Ellas vivían en casas rústicas como los vara en tierra o en cuevas, siempre cerca de los hombres para asistir a los heridos. Muchos, después de los combates querían ser atendidos por Mariana, quien auxiliaba a sus hijos y a los demás con medicina tradicional y el uso de la psicología, ya que frente a lesiones graves, restaba importancia e imprimía confianza al lesionado, le daba ánimo. Nidia Sarabia, conocida historiadora, refleja en sus investigaciones que Guantánamo fue importante escenario de la presencia de Mariana por el Valle de Caujerí y otras partes del territorio y por eso es muy justo que la Plaza de la Revolución de la provincia lleve su nombre y aquí fueron objeto de persecución, pelearon y recibieron varias heridas en combate sus hijos José, Rafael, Miguel y Antonio, que proveyó a la familia de una escolta, tanto en Guantánamo como antes en Santiago, Granma y Las Tunas. La familia está cerca cuando en 1874 cae mortalmente herido Miguel en la toma de Cascorro y Mariana exhorta a su hijo Tomás a que vaya también a la guerra. En 1877 en Mangos de Mejías, Antonio recibe ocho heridas, cinco de ellas en el pecho y su esposa María Cabrales baja a atenderlo, no obstante, después de la espectacular fuga del herido y sus seguidores, nunca se ha expresado cómo pudo salir ella de allí y escapar de la feroz persecución de los peninsulares y eso es discriminatorio. Para valorar la participación de Mariana Grajales y otras mujeres en la guerra, es preciso leer entre líneas las Cartas, Diarios y otros documentos. Por ejemplo, el Generalísimo Máximo Gómez visita a Antonio Maceo, en los días del Pacto del Zanjón, con el fin de saludar a la familia, después de estar juntos en la campaña de Guantánamo. Cuenta precisamente Gómez que después, en Piloto, donde ella cuidaba a Tomás y Rafael por estar heridos, allí nadie durmió, hablando sobre lo sucedido y cómo terminaba la contienda sin conseguir sus objetivos. Y concluye Gómez: “La pasamos en tristes comentarios”. Como se sabe, Antonio no acepta el Pacto del Zanjón y actúa en nombre de jefes y oficiales del Ejército Libertador durante la Protesta de Baraguá. Cuando no fue posible continuar envía al extranjero a los oficiales mal heridos, mutilados o que no estaban en condiciones de combatir. También saca a la familia, por los evidentes riesgos,porque sabe que la secuencia de la lucha será cruenta y necesita que nada le impida su participación. En el libro ¨Mambisas Guantanameras¨ el investigador José Sánchez Guerra, indica que Mariana y sus acompañantes se refugian a orillas del Toa en Guardamujeres, Cuchillas del Toa y otros intrincados sitios, después del combate de La Criolla, última acción de la Guerra de los Diez (1878). Antonio sale de Cuba y de forma progresiva lo hace también el resto de los suyos y Mariana asume entonces la dirección de la estirpe. Se presenta ante las autoridades de la metrópoli para recuperar el patrimonio familiar embargado por los españoles y otros con capacidad legal se encargan de firmar los documentos. En 1878 el Titán de Bronce envía un poder para que lo representaran en esos trámites y ella lo entrega a José. Poco más o menos en ese propio mes parte la madre virtuosa junto a otros hijos y allegados. Su arribo a Jamaica no se produce en carácter de repatriada, sino por una decisión familiar. Sus 63 años de edad, diez años de permanencia en la manigua y la carencia de recursos contribuyen a una vida en pobreza, sumado a limitaciones como la del idioma, pero ella se crece y es capaz de enfrentar persecuciones y otros peligros como el intento de asesinato de Antonio ya que desde el consulado de Jamaica el gobierno español vigilaba incluso a las mujeres. Sufre también allí por la prisión de José, Rafael y Felipe, quienes habían participado en la Invasión a Guantánamo, pero resultó que durante su traslado al exterior, después del Pacto del Zanjón, son víctimas de un asalto al buque donde viajan y los internan en cárceles españolas. Rafael muere en uno de esos penales en 1882, José logra escapar de manera espectacular , mientras Felipe permanece en prisión hasta su indulto por las autoridades españolas. La correspondencia entre José y su madre (otros redactaban las cartas) era interceptada y tratan de manipularla. Con su natural inteligencia la progenitora le recomienda que si los españoles proponen algún arreglo, debe decir que está dispuesto y que no se iba a inmiscuir en ningún asunto de política. El 15 de septiembre de 1883 el Cónsul de España en Jamaica deja constancia de las misivas entre José a Mariana, donde el hijo le había pedido a la madre que ordenara la venta de la casa de calle Providencia en Santiago y girara el importe a Antonio. Ante las autoridades enemigas Mariana había reiterado que no se vinculara a ninguna cuestión política y visitó al referido diplomático para solicitar la libertad de su hijo, que de conseguir éste la clemencia no se habría de mezclar en problemas. La realidad es que en 1884 José logra la fuga y se incorpora al Plan Gómez-Maceo. Fue muy significativa la visita en 1892 a la madre de los Maceo por parte del Delegado del Partido Revolucionario Cubano. El venía de República Dominicana, donde Máximo Gómez seguramente le había hablado de la heroicidad de las mujeres. No acude a ella para acercarse a los Maceo, sino por que es un símbolo para los cubanos Lo demuestra el hecho de que el 25 de Mayo de 1892, listo para otro viaje a Jamaica, escribe a Antonio y le dice que volverá a ver a ¨una de las mujeres que más ha movido mi corazón¨ y enfatiza para describir al destinatario que ¨ de la madre, más que del padre viene el hijo¨ y agrega en otros escritos “.pero Maceo fue feliz, porque vino de león y de leona” Destaca la ternura de esta mujer, aún “con manos de niña” para acariciar al que llega. Son los mejores retratos que se hayan realizado hasta ahora de Mariana. El 27 de noviembre de 1893 muere Mariana Grajales Cuello en Kingston. Desde Costa Rica Antonio responde a Martí lamentando las importantes pérdidas y dolores: “Ah! ¡Qué tres cosas! Mi padre, el pacto del Zanjón y mi madre, que usted, por suerte mía, viene a calmar un tanto con su consoladora carta” Por gestiones de la familia trasladan en 1923 los restos de Mariana a bordo del cañonero Baire para el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba, donde se le da sepultura en una tumba cedida por el gobierno y es cuando se empieza a rendir homenaje a Mariana. Habría que hablar entonces de un antes y un después de ese entierro en Cuba, porque hasta ese momento los historiadores le dan tratamiento sólo como la Madre de los Maceo. Aún no se había logrado verla como mambisa y estaba subordinada a sus hijos. Otra cosa: Algunos hasta hablaron de declararla Santa… decían que su cuerpo permanecía incorruptible, pero cesó el comentario cuando escribimos un artículo publicado en el periódico Granma esclareciendo la situación. Por el bicentenario de Mariana, un colectivo de autores coordinamos, junto al Drc. Israel Escalona Chávez, un libro de 300 páginas, titulado Mariana Grajales Cuello, 200 años en la historia y la memoria, con prólogo del Drc. Roberto Pérez Rivero, Presidente Nacional de la Unión de Historiadores de Cuba, el cual contiene 22 trabajos. La primera parte se ocupa del tratamiento historiográfico a Mariana, Verdades sobre la familia Maceo-Grajales, En busca de Mariana ( raza, género), Mariana Grajales, mujer de su época, Relación con Antonio y José, Tratamiento en los libros de texto, Tras la Huella de una Heroína( traslado a Santiago, imagen en la poesía, escultura, teatro y en el discurso político de Vilma Espín, Objetos patrimoniales en la casa natal de Antonio, el Pelotón Las Marianas, constituido en 1958 por Fidel en la Sierra Maestra y el testimonio de una descendiente (tataranieta) de Mariana. Este volumen debe estar listo para el 12 de julio del presente 2015.

Por la madre de todos los cubanos

A doscientos años del natalicio de Mariana Grajales y por el trigésimo aniversario de la Plaza de la Revolución que lleva su nombre, Guantánamo desarrolla un programa conmemorativo de encuentros teóricos, acciones de restauración y remozamiento del conjunto monumentario, inaugurado con la presencia de Fidel el 26 de julio de 1985. mariana 1
Los organizadores proyectan una Gala político-cultural y un Coloquio en coordinación con la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en la provincia y el Taller Regional “Cultura, Historia y Rebeldía” previsto para el mes de abril, en Las Tunas, también estará dedicado a las importantes fechas.

plaza 1Estas celebraciones comportan además trabajos periodísticos y señalización del mosaico donde Fidel recibió en ese local el Cemí, símbolo de la provincia más oriental de Cuba y la estatuilla de La Fama, emblema de la ciudad, se imprimirán plegables sobre la madre de todos los cubanos, memorias gráficas de exposiciones y acerca de otros momentos relevantes de la institución.

Se realizará igualmente una gigantografía con datos biográficos de la heroica progenitora, un acrílico con textos expresados por personalidades nacionales como Mario Coyula, Rita Longa y José Villa Soberón en cuanto a la monumental obra.

Otras ideas de los guantanameros en torno a los 30 años de la Plaza Mariana Grajales y su bicentenario, son una Cronología de la historia de la entidad y amplio destaque en los medios de prensa sobre esos acontecimientos de significación histórica, cultural y política.mariana 2

Mariana Grajales Cuello, esposa y madre de mambises, nace en Santiago de Cuba el 12 de julio de 1815, muere el 27 de noviembre de 1893 en Kingston, Jamaica, y sus restos están depositados en la necrópolis de Santa Ifigenia, perteneciente a la Ciudad Héroe.

Tula, la metrificadora…

Tula 1Por qué las casas editoriales del país no reeditan el ensayo La Avellaneda como metrificadora, escrito en 1913 por Regino Eladio Boti Barreiro?
Como parte del bicentenario del natalicio de la poetisa cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda, durante su peña Alma y Paisaje, Regino Rodríguez Boti, nieto y albacea del bardo guantanamero lamentó esa omisión y mostró al auditorio un ejemplar original de la Revista Cuba Contemporánea, donde aparece la profunda y seria investigación, anticipada a estudios posteriores en Latinoamérica.
Suya es la gloria de la invención del nuevo metro, escribe Boti, al descubrir el poder de innovación de La Peregrina, dueña de una mina de ritmos, por sus combinaciones felicísimas y modo de descomponer el verso.
El análisis crítico del relevante poeta oriental promueve la altura literaria de la escritora camagüeyana, precursora del Modernismo en el continente y reconoce su capacidad de entretener genialmente, al escribir mucho en silba, con significativa rapidez en la estrofa.
Refiere el texto publicado por la prestigiosa revista de la época: En ella asoma el metro libre, sin uniformidad ni reglas… Saludamos a Tula, que enriqueció nuestra métrica.
Para Rodríguez Boti, en la tesis su abuelo otorga toda la prominencia de una figura esencial de las letras cubanas, además de rendirle temprano tributo y consideró que el bicentenario podría ser momento oportuno para difundir esa visión inédita de la controvertida poetisa y escritora.Tula 2
Al intervenir en la peña, el escritor español Tomás Arranz, de visita en la provincia, quedó admirado de las riquezas culturales de Guantánamo y la necesidad de sacar esos valores del letargo en que ha permanecido la obra del poeta Regino Eladio Boti, a pesar del significado del ensayo La Avellaneda como metrificadora.

Gertrudis Gómez de Avellaneda, quien utilizó los seudónimos Tula y La Peregrina, nace en Camagüey el 23 de marzo de 1814 y muere en Madrid a los 58 años, el primero de febrero de 1873.
Tula 3Algunas de sus numerosas obras son: los dramas bíblicos Saúl y Baltasar, diversos poemarios religiosos, en humorismo La hija de las flores y la novela Sab, esta última acerca de la abolición de la esclavitud.