José Martí, Ho Chi Minh y su capacidad de prever para salvar

Hace 125 años, murió el hombre, pero nació el héroe: José Julián Martí y Pérez, Apóstol de la Independencia de Cuba, dijo este martes Noralis Palomo Díaz, presidenta de la Sociedad Cultural José Martí en Guantánamo, ante las autoridades de la provincia y representantes de organizaciones políticas y de masas en representación del pueblo.
En el parque que lleva el nombre del Maestro, la académica remarcó la coincidencia este año de la caída en combate del pensador cubano y el aniversario del natalicio de Ho Chi Minh, líder de Viet Nam nacido el 19 de mayo de 1890 y la utilidad del legado cultural, educativo, patriótico y antimperialista de ambos poetas.
A propósito del enfrentamiento a la pandemia de coronavirus la académica significó la vigencia de las reglas higiénicas, uso de la medicina natural y la prevención, porque al decir de Martí “en prever está el arte de salvar” y “la medicina verdadera es la que precave” que para el Héroe Nacional es también que “cada cual puede ser médico de sí mismo”.

El Maestro, como tambi{en se le llama al prócer cubano, vive entre cada habitante de la montanosa región oriental. Además de su permanencia en Guantánamo 20 días, tras desembarcar por Playita de Cajobabbo, el 11 de abril de 1895, otro honor para esta parte del país consiste en que este local en ruinas, cuya parte baja utiliza una cooperativa como centro de recreación fue sede de la Sociedad La Luz y es el único sitio en pie relacionado con La Edad de Oro, revista editada por José Martí en Nueva York. A la izquierda una tarja señala el suceso.
Aquí llegaron el 17 de julio de 1889 los 20 ejemplares de la primera edición, remitidos por su autor mediante Amador Esteva, patriota santiaguero amigo suyo, conocido precisamente en los Estados Unidos.