Prioridad del estado cubano para el libro y la lectura

Cuba es un país privilegiado por la atención que presta el estado al libro y la lectura, primacía que exige el perfeccionamiento de la política editorial, confirmaron anfitriones e invitados a la Fiesta del Libro Unión, cuyas sesiones transcurren en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) de Guantánamo hasta el día 10.
Se trata de retos que constituyen un ciclo contínuo, natural, sobre la base de estéticas, normativas y puntos de vista, sin una necesaria tendencia predominante, pero urge aliviar el gasto del país en este frente de la cultura con iniciativas que favorezcan ingresos, aseguró Daniel Díaz Mantilla, editor y escritor de la Editorial Unión.
Al referirse al declive del hábito de leer, el experto convocó a la nueva generación de autores cubanos a presentar novedades temáticas y estilísticas para cubrir expectativas y despertar interés por estas opciones que representan un bien cultural.
Rodolfo Tamayo, escritor y director de la Editorial Caserón resumió la rigurosa trayectoria y autonomía de ese sello en Santiago de Cuba, al seleccionar los libros de mayor calidad y posible demanda, desde un texto con recetas de cocina hasta volúmenes de alto valor literario.
Dar jerarquía a los escritores de renombre sin compromisos ni paternalismo y la proyección de estrategias hacia una visión nacional desde la provincia de Pinar del Río, fue la experiencia compartida por Carlos Fuentes, escritor y director de la editorial Cauce, de Pinar del Río.
El Mar y la Montaña también formó parte de las impresoras Riso, creadas en el año dos mil para atender el potencial de escritores de cada provincia y contó con el apadrinamiento de la casa editorial Oriente de Santiago de Cuba, expuso Cecilia Elías, especialista principal de la institución.
Agregó que como resultado de ese proyecto Guantánamo ha publicado más de trescientos títulos en las colecciones Polímita y Managüí, entre otras, a un elevado costo situación que exige de gestiones y propuestas atractivas de acuerdo con las necesidades o gustos del lector y de un apropiado sistema promocional desde el autor hasta la red de librerías.

Cumplir con la política editorial …difícil, pero posible…

¿Se cumple la política editorial en Cuba? La pregunta desató el criterio durante la apertura de la Fiesta del Libro Unión en el espacio de debate literario LA PIEDRA EN EL ZAPATO, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Guantánamo.
Un panel integrado por los poetas y editores Mireya Piñeiro Ortigosa y José Raúl Fraguela Martínez, junto al escritor Eldys Baratute Benavides, profundizó en los inicios, evolución y transformaciones de las editoriales cubanas.
Piñeiro dijo que con el surgimiento de la imprenta nacional la Revolución puso al alcance del pueblo la emblemática obra El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha para elevar la cultura popular y destacó el edificante perfil de Letras Cubanas, Ciencias Sociales, Huracán, Gente Nueva y Unión, entre otras casas editoras y la flexibilidad lograda en temáticas y géneros.
Defendió la conveniencia de un manual de teoría literaria destinado a los principiantes en un acompañamiento que permita descubrir y guiar a los escritores sin dejar a la espontaneidad los intereses de las editoriales de acuerdo con su perfil.
Fraguela coincidió en que los actuales cambios favorecen la posibilidad de publicar a extranjeros y el rescate de cuentos y relatos de autores como Manuel Cofiño López, sobresaliente en el reflejo de la épica revolucionaria.
Para Eldys Baratute la política editorial del país se ha sustentado en una dinámica de emergencias y sus transformaciones dependen del contexto socioeconómico de cada momento y recordó que muchos libros fueron engavetados durante el período especial hasta su publicación más adelante.
No obstante, valoró la pertinencia de estudios que respalden las decisiones de las editoriales sobre contenido y forma, observatorio que debe abarcar la comercialización como destino final y anunció que en ese sentido la editora guantanamera El Mar y la Montaña dispone ya de propuestas para el próximo año.

La Fiesta del Libro Unión en la más oriental de las provincias cubanas propone para este jueves un intercambio sobre Actualidad y retos de las políticas editoriales y finaliza el sábado.
Participan como invitados Daniel Díaz Mantilla, escritor y editor de la editorial Unión, Carlos Fuentes, editor y director de la editorial Cauce y Rodolfo Tamayo, escritor y director de la editorial Caserón de Santiago de Cuba.