Segundas partes fueron buenas

Las nuevas propuestas se ajustaron a elipsis en el mensaje y el necesario revestimiento en busca de belleza para definir a cada quien en las cápsulas televisivas correspondientes a Una Pupila Apaisada, presentadas en la UNEAC de Guantánamo, por Eldis Baratute Benavides, su guionista y productor, con el fin de dar a conocer los 14 integrantes de la Filial de escritores a la que también él pertenece.
Si la primera entrega (con dirección artística de Pedro Gutiérrez y fotografía de Alejandro Yoga) tuvo buena aceptación, la segunda será igualmente bien recibida, al destilar ciertamente mucho lirismo, sobre todo en el perfil de Annia Alejo; fuerza expresiva en el inquietante reproche de José Ramón Sánchez, por la injusta sanción de vivir en un país con el enemigo desembarcado; la capacidad de superar en imágenes, la mística presente en la poesía de Miladis Hernández; lo infinito de la búsqueda, el poder, la voz de Mireya Piñeiro y el coherente perfil del crítico de arte que es Jorge Núñez Motes.
Gracias, Eldys por la idea original. Gracias a la fotógrafa, recién egresada de la Universidad de las Artes y al benjamín de los directores del proyecto: Fernando Fraguela. Por el contenido y la forma de esas cápsulas promocionales en toda Cuba y otras partes del mundo sabrán de qué escritores estamos hablando.

Anuncios