Tarea vida?

La temporada ciclónica del primero de junio al 30 de noviembre mantiene a Cuba y otros países del Caribe, expuestos a nuevos huracanes después del paso de Irma y de María.
Y aunque existe disciplina y observancia en Guantánamo y el resto de la nación acerca de las medidas de la Defensa Civil, convendría prestar atención a recomendaciones prácticas y al proyecto científico Tarea vida.
Recuerdo las advertencias del doctor José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (año 2008) frente a los estragos del huracán Ike en el malecón de Baracoa. Encima de los escombros y rodeado de personas damnificadas, el diputado recomendaba, orientaba, que no se levantaran nuevas casas tan cerca del mar.
A la par el dirigente encargaba que cafeterías y otros establecimientos cercanos a la playa fueran alternativos, ligeros, a manera de carpas y no sobre la base de costosos materiales, por el efecto frecuente y destructivo de las embestidas del mar. Sin embargo, por falta de prudencia allí construyeron edificios para las familias afectadas a pocos metros del área donde el mar de leva y el mencionado ciclón habían arrasado por esos días con viviendas y otros locales.
En cambio, después del huracán Sandy fue reubicado hacia lugar seguro un caserío de Tortuguilla (San Antonio del Sur) donde los vecinos vivieron durante años sobre la duna. También quedaron desactivadas en el municipio de Imías las infraestructuras recreativas que funcionaban encima de los montículos de arena; y como el restaurant de la Playa de Yateritas corre igual riesgo las inversiones no apuntan hacia esa instalación.
Frente al cambio climático surge la estrategia del estado cubano conocida como Tarea vida, cuyas acciones priorizan la prevención, preparación, respuesta y recuperación con el fin de reducir los riesgos y las vulnerabilidades.

Es necesario entonces tomarla como guía y por ese camino previsor y académico ya los peligros principales del cambio climático están identificados y son visibles: las inundaciones costeras producidas por eventos meteorológicos extremos, que afectan el patrimonio natural y construido y la elevación del nivel del mar, que pone en peligro asentamientos de Guantánamo y de otras partes de la mayor de las Antillas.
Coincido con los investigadores cubanos de medio ambiente en que el cambio climático está dando un ultimátum y como dijo Fidel en la Cumbre de Río de Janeiro (Brasil, 1992) “debemos actuar ahora… mañana será demasiado tarde”.
Si la vida es lo primero, para subsistir como especie debemos estar preparados y alertas, dentro y fuera de la temporada ciclónica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: