Diálogo con la Paz …

M: Amada Paz, hoy quiero conversar contigo y en confianza preguntarte por dónde andas…me pareces escasa en los últimos tiempos…
P: Ni modo, hija. Estoy al alcance de la mano,…sólo vengan por mí; muchos me desean y pocos me buscan con vehemencia en este siglo XXI a pesar de la falta que les hago a todos.
M: Eres la contraparte de la guerra y de conflictos actuales en distintas partes del planeta… ¿cuánto te abruma el desprecio de ciertas potencias por la vida de otros?
P: Estoy atribulada y amenazada de muerte. Me acongoja la tozudez de los beligerantes contra países árabes… (TR) y los crímenes de los Estados Unidos en Vietnam son llagas vivas todavía sobre mi piel, pero te confieso que las proyecciones antagonistas del presidente norteamericano Donald Trump, nos pone frente a frente a mí y a la guerra, como si fuéramos muchachos jugando desde aceras contrarias jugando a destruir la humanidad, con un arsenal que no cabe en las manos de nadie ..¡Qué horror¡…
M: ¿Hay algo que se pueda hacer?
P: Sí. Esta generación no tiene derecho a una segunda Torre de Babel y por eso me inquietan las atrocidades en Afganistán, Iraq y Siria, el bloqueo a Gaza, la incitación norteamericana a Corea del Norte, las pruebas de armas nucleares, o que, de continuar las injerencias del gobernante estadounidense hacia Venezuela se vaya por la borda la zona de paz lograda en América Latina, los acuerdos entre el gobierno y las FARC-EP en Colombia, prueba de que aún es posible entenderse.
M: Óyeme, Paz, ¿por qué a pesar de tantas amenazas al concepto de lo que representas y eres te cubres de blanco?

P: Es mi color antiquísimo, el de la pureza, la armonía y la concordia, mi sempiterna función, mi esencia, a pesar de conflagraciones pasadas, las que nunca llegaron a ser y las que vendrán si los poderosos insisten en conquistas por la fuerza.
M: Querida Paz, ¿cómo defender tu candor de nieve, si como dice Silvio, algunos vierten añil en tus sábanas blancas?
P: ¡Qué curiosa eres¡… Insolentes no faltan, pero sé que a pesar de todo el mundo clama por mí en diversas regiones donde los gemidos me duelen tanto, sólo que no siempre puedo plantar bandera; lo impiden las armas cada vez más modernas y de mayor alcance. Has de saber que mi paloma, como en los tiempos del Arca de Noé, busca tierra firme y regresa perpetuamente con la rama de olivo en el pico y las buenas nuevas: Las posibilidades de serenidad y bonanza.
M: ¿Entonces?
P: Bastaría que lo desearan quienes ambicionan repartirse el agua, el petróleo y otras riquezas finitas e infinitas de la tierra. Los hombres tendrían que ser menos ambiciosos y volver el rostro a la vida. Mira, desde 1981 el 21 de Septiembre está declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas como Día Internacional de la Paz y la Solidaridad.
¡Ay¡¡Ojalá todos los amaneceres y crepúsculos fueran de blanco, mi color universal y entendible, sin que intervengan bombas para pactar con el presente y el futuro¡. Convendría esa perspectiva como un compromiso, ¿no crees, periodista?
M: Coincido contigo, amada Paz… gracias por concederme esta entrevista y que vivas por los siglos de los siglos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: