No a la guerra, sí a la paz y a la vida…

Pacifistas y otros defensores de la vida alzaron sus voces este jueves en Guantánamo, para exigir la devolución de un pedazo de suelo cubano ocupado ilegalmente por los Estados Unidos en la bahía de Caimanera, la abolición de las bases militares extranjeras y expresar solidaridad con Venezuela.
Durante la apertura del encuentro, José Ramón Balaguer Cabrera, Jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, señaló que el mundo transita por una difícil situación económica y financiera, la peor de todos los tiempos, la cual genera pobreza, racismo, xenofobia, conflictos e incremento de los gastos militares.
Resaltó que en esta batalla el mundo necesita de la unidad de acción y el pueblo cubano seguirá su labor con ese objetivo por medio de citas internacionales como ésta.
Silvio Platero Irola, presidente del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, evocó el legado de Fidel a favor de la armonía entre las naciones, pensamiento resumido en la frase-lema del seminario: “Un mundo mejor es posible”.
Agradeció la presencia de representantes de organizaciones antibelicistas, para reiterar sus denuncias contra las bases militares y renovar su solidaridad con los cubanos, quienes se esmeraron en la realización del foro de paz.
Seguidamente María do Socorro Gomes, Presidenta del Consejo Mundial por la Paz, denunció la existencia de 850 enclaves militares en los cinco continentes y reiteró el compromiso del movimiento contra esas bases y la OTAN, porque la paz es un derecho legítimo y supremo de los pueblos.
La pacifista brasileña reafirmó la posición de rechazo ante instalaciones de este tipo desde Las Malvinas, en Argentina; Okinawa, en Japón; Djibuti, en el continente africano, hasta Guantánamo, en Cuba.
Aludió a la demanda por la retirada de la ilegal base militar estadounidense situada en la bahía de Caimanera, donde existe una cárcel convertida en centro de tortura, que junto a la política de amenaza regional está en contra de la proclamación de América Latina y el Caribe como Zona de Paz desde el año 2014.
“Transmitimos nuestra solidaridad con el pueblo venezolano y la Revolución Bolivariana, baluarte de la paz, la integración de los pueblos y la lucha por la soberanía en América Latina”, dijo María do Socorro y recordó que la presencia yanqui en distintas partes del planeta genera chantaje, saqueo y desestabilización.
Entre las ponencias del Seminario de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, resaltó la de norteamericana Ann Wright, coronela que durante 29 años vivió crudas experiencias como la ocupación de su país en Afganistán y en un momento determinado renunció a la política del imperio para sumarse a la lucha contra la guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: