Amanecimos sin nuestro Fidel

Qué dolor, Guantánamo mío, Cuba mía, mundo mío. Aunque por naturaleza un periodista es precavido, nunca me preparé para escribir crónica alguna asociada a Fidel y a la muerte, tratándose de un hombre que infundió tanta vida. A pesar de sus 90 que toda Cuba celebraba en este 2016,para mí y para ti Fidel era simplemente inmortal. Cuesta encontrar ahora la palabra precisa, pero quiero hablar de él en presente.fidel-1
Su grandeza, a prueba del tiempo, es visible, incuestionable y sobrepasa toda falsedad. El fue y será el brillo perturbador frente al adversario, la luz de los desposeídos y de esos hombres que, como dijo el poeta, surgen cada cien a;os.
La obra de Fidel somos nosotros, cinco o seis generaciones de cubanos, su amor al prójimo, forjado desde el ejemplo personal, en el Moncada, durante la travesía del Granma, en la Sierra, sin dejar a nadie abandonado a su suerte.
fidel-2
Fidel, líder ajeno a idolatrías, es en cambio una lección de vida para amigos y enemigos. Quien trabaja hasta el último aliento, como soldado de la vida y del deber, comprometido con su pueblo, quien supo conducir como pocos gobernantes en el mundo, goza sin límites del respeto y ese es su caso.
Cuando un pueblo enérgico y viril llora, palpita la vida, para concluir tu obra, Comandante. La orden está dada. Venceremos contigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: