Olvidan su dolor cuando alivian el de otros…

los 5 2Si el padre Michael Lapsley, Vicepresidente del Consejo de Iglesias en Sudáfrica, sueña con caminar junto a los 5 por el Malecón habanero, también los cubanos imaginan desde hace 16 años el regreso a la patria de Gerardo, Antonio y Ramón, cuyo único delito fue defender lo que aman. Lo saben y lo dijeron alumnos del Complejo Educacional José Maceo de Guantánamo, durante el encuentro de solidaridad Sumando Voces, realizado en ese centro.
Acudieron estudiantes extranjeros de la Universidad de Ciencias Médicas y en representación de todos, el angolano Domingo Vidal Contreras, agradeció a Fernando y Gerardo su misión internacionalista por la independencia de países de ese cono, que solicitaron la ayuda a Cuba.
Intervino el también africano Akin Abdalá de las tórridas Islas Comoras, poniendo luz a una verdad que debía inquietar al Presidente norteamericano Barack Obama: Si bien el mandatario No es responsable de la detención, juicio y reclusión de los 5 héroes, sí puede ser garante de la justicia en estos 16 años.
Los presentes pusieron oído atento al llamado de Elianis Morales Benítez, Presidenta Provincial de la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media: “Cuando parezca que el cansancio nos gana porque tenemos mucho trabajo, pensemos en los 21 años de prisión de Antonio Guerrero, en los treinta años que pesan sobre Ramón y las dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión aplicados a Gerardo.
La voz de Silvio Cuevas Tamayo, Funcionario de la Delegación Provincial del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, fue otra señal de amor. Dijo que Tony pintó 16 acuarelas, símbolo de igual tiempo de indebido encierro y que al decir de Martí, sigue “olvidando el dolor suyo” para compadecerse ante tantos niños asesinados en la franja de Gaza.
Entonces acudieron a mi mente otras voces, reveladoras de que el caso de los cinco es una mancha en el mapa de los Estados Unidos, que los abogados jamás enfrentaron un proceso tan atroz e indignante como el de nuestros luchadores; la admisión de Amnistía Internacional sobre la urgencia del asunto y la conmovedora fórmula del anciano Giustino Di Celmo, de Italia, cuando mira al cielo y pregunta por qué su hijo Fabio tuvo que morir, víctima del terrorismo en el hotel Copacabana y sólo encuentra consuelo al creer que a veces, Dios suele llamar a su lado sólo a los buenos.
los 5 4Pero yo me alivio como tú, cuando lucho desde mi trinchera mediática, junto a Giustino, al resto de los familiares de las víctimas y al lado de las madres, esposas e hijos de Ramón, Gerardo y Antonio. (TR) Ninguno de los 5 actuaron contra los Estados Unidos, sino por la vida…y eso no tiene precio.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: