Prohibido olvidar…

DSC_0449DSC_0448Los guantanameros Armando Trutié Montilla y José Antonio Borot García, combatientes de la clandestinidad y del Ejercito Rebelde, participaron en la toma de Caimanera el 19 de diciembre de 1958, donde el pueblo respaldó la acción de forma masiva y resuelta.

Impresionante, recuerda Armando, fue el gentío detrás de la caravana, encabezada por el inolvidable Demetrio Montseny, “Villa”, para atacar el cuartel del poblado, combate que duró dos horas y precisa que su posición desde el mar, impediría la huida de los marines y soldados hacia la Base Naval yanqui…No tuvieron escapatoria ninguna, porque el factor sorpresa funcionó, al ocupar todos los flancos.

José Antonio entró con el grueso de esa Columna 20 “Gustavo Fraga”, y al quedar neutralizada la ametralladora emplazada en el techo de una casa, pudieron festejar juntos la victoria y por eso cada año vuelven al lugar, el más cerca al enemigo, donde las concentraciones son multitudinarias.

“Pienso que para nosotros y para los que viven en el poblado, está prohibido olvidar: el ayer de Caimanera, fue de prostitución y abandono”.

“Para mí la Revolución es todo, porque cumplió y sobrepasó con su obra lo prometido en la Plataforma del Moncada, enfatiza Trutié y concluye: Nuestro mensaje para los habitantes de Caimanera es el siguiente: Que sean más productivos en la salina, la agricultura urbana y conserven el espíritu revolucionario demostrado desde el propio día de la liberación de esa sureña parte del oriente cubano”.

Y los dos combatientes sonríen satisfechos, al conocer que por el aniversario 55 del triunfo de la Revolución, Guantánamo disfruta de actividades hasta el 8 de enero y que, como parte de esos festejos, el municipio de Manuel Tames fue la sede del acto político-cultural de la provincia el pasado 24 de diciembre, donde se resumió el favorable comportamiento de los indicadores de la economía, inversiones millonarias para desarrollar los polos productivos, los recursos hidráulicos y otros frentes como el fructífero Programa de Desarrollo Local, saltos que dan alas a la vida.
.