Apuntes sobre el Concurso Regino Boti

regino_rodriguez_botiregino%20boti%20barreiro

¿Qué le dejó a Guantánamo la última edición del Concurso de Literatura y Artes Plásticas Regino Eladio Boti, del 2 al 5 de junio? Son 36 años de la puesta en marcha de tan brillante idea, devenida el más antiguo espacio competitivo del sector de la cultura en Guantánamo.

Es también y por tanto, un evento de renombre y ventana a los ojos de poetas, narradores y críticos del país hacia la provincia y por lo demás en este 2013 no se trató de un encuentro ordinario: coincidía con los cien años de los títulos Arabescos Mentales y la Lira Cubana.

En el primer caso es la primera obra publicada en 1913 al más relevante poeta del movimiento lírico cubano de principios del siglo XX, que representaron igualmente José Manuel Poveda y Agustín Acosta.

Cualquier detalle (como programas con edición 35 y otros con 36) puede pasar por alto ante la magnitud del proyecto del Centro Provincial del Libro…

Lo que a esta altura no debe repetirse es la escasa presencia de público (ningún estudiante ni profesor de Literatura, Español o carreras afines, ni un solo director de otros centros culturales) en conferencias a cargo de de invitados principales y sobre todo, a las que impartió el doctor Regino Rodríguez Boti, nieto y albacea del poeta.

Quien posee la primicia de más de la mitad de la obra inédita de su abuelo, es precisamente él, y faltar a su espacio habitual ALMA Y PAISAJE, es, no sólo privarse de la exclusividad, sino un desaire a quien toma las riendas de un tesoro que la familia preservó y sigue protegiendo y aportando de primera mano para el patrimonio cultural de la nación.

El Concurso Boti nunca fue ni es, una cita doméstica. Personalidades como el escritor Esteban Llorach, Premio Nacional de Edición, calificaba el concurso de trascendencia nacional e internacional por los talentos que reúne y las obras que logra reunir de todas partes del país ( 19 en Literatura para Niños y jóvenes y 24 en Poesía)

Y aunque ninguno de los lauros recayó en la sede, los jurados dieron fe de la calidad de lo que se escribe hoy en la Isla, por jóvenes y autores de experiencia. Por tanto, considero positiva la decisión este año de convocar sólo en Poesía y Literatura para Niños y Jóvenes, a pesar del desacuerdo de otros, que echaron de menos a la gama de géneros de antes.

Además, veo con buenos ojos el concentrar la atención en una sola especialidad, porque esa alternancia permite que a Guantánamo prepararse mejor para que el año que viene, el plato fuerte resulte la plástica.

La frecuencia bienal sería también un acierto. El Concurso Boti, puede y debe mantener su connotación de suceso nacional, sobre todo cuando se sientan parte de él todas las instituciones culturales del territorio y no sólo el Centro del Libro o entusiastas de siempre como Risell Parra, que tanta luz y consistencia le da a este empeño al que la provincia no debe renunciar jamás.

Hacerlo por carencias económicas, sería negarse a sí misma un mérito que le pertenece por derecho propio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: