Huellas de Sandy: Amor a flor de piel

Es verdad que Sandy fue peor de Ike, que sus vientos en Guantánamo alcanzaron 140 kilómetros por hora, que dañó más de 8 mil viviendas y dejó en ruina los cafetales…no obstante la presencia de Raúl este miércoles, fue bálsamo contra esas y otras adversidades.

Durante el Consejo de Defensa ampliado, presidido por el General de División Ramón Pardo Guerra, Jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, Luis Antonio Torres Iríbar, primer Secretario del partido en la provincia, calificó como un baño de pueblo el contacto con habitantes de Costa Rica, donde Raúl vivió junto a Vilma, el primer día del triunfo de la Revolución y el último de la tiranía batistiana, y también intercambió impresiones en el poblado de El Salvador y en la ciudad…todos aclamaron al dirigente.

Al contar las vivencias del recorrido, Torres Iríbar, describió el entusiasmo por la visita, cómo gente humilde le brindaba su casa igual que en los días de acción del Segundo Frente Oriental Frank País y dijo que ese acontecimiento constituye más compromiso, unidad y pasión en las tareas de recuperación, para ayudar después a los santiagueros, muy perjudicados por la furia de Sandy.

Luego, los informes del arduo trabajo de cada sector para volver a la normalidad: el restablecimiento del servicio eléctrico es acelerado gracias a plantas generadores de energía propia con grupos electrógenos y de fuel oil, sabia idea de Fidel, y “un baluarte que es preciso cuidar”, dijo el General Pardo Guerra.

El servicio de agua se normaliza y… ¡ojo¡ el Ministerio de Salud Pública y el Estado Mayor de la Defensa Civil Nacional publican indicaciones conjuntas para enfrentar las secuelas de Sandy, con prioridad para las medidas de prevención y control de epidemias.

Las telecomunicaciones terminarán el 15 de noviembre y la limpieza de escombros, pondrá punto final este fin de semana, la mitad de los centros educacionales fueron rehabilitados, reiniciaron las rutas nacionales, mientras los embalses reportan el 95% de llenado.

En fin: la presencia de Raúl fue un estímulo enorme en medio de la recuperación. Si bien Sandy dejó secuelas negativas, removió también el amor que llevamos dentro, ahora que tanta falta les hace a los damnificados, quienes perdieron bienes, pero no están solos ni les falta fe en la victoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: