MEMORIA DE UN DIA CON FIDEL EN GUANTÁNAMO

El martes 3 de febrero de 1959, La voz del pueblo, refleja el júbilo de los guantanameros durante el recibimiento del Doctor Fidel Castro Ruz. Tan apoteósica es la jornada que
desde el amanecer, se movilizan organizaciones sindicales, colegios y pueblo, sin distinción de clase social, según la nota.

La gente, ansiosa, no ve la hora en que aterrice de una vez aquel avión en el aeropuerto de Los Caños, para agitar pañuelos, sombreros, dar la mano al líder indiscutible de la triunfante Revolución Cubana o decirle simplemente: esta es tu casa, Fidel.

Ese día, en medio de la multitud se abre paso la joven guantanamera Cuchita Borges, en su intento de localizar a su esposo, el locutor Tony Carvajal, para compartir juntos el suceso…avanza, levantando en brazos a su pequeña Thelma, quien saluda también, contagiada por la exaltación reinante en la más extraordinaria de las manifestaciones públicas de Guantánamo.

Es delirante la estampa que observa y disfruta…parece un sueño…e impresionada ve pasar el vehículo donde viaja Fidel, quien pronto Fidel le indica que deje subir a la niña en el jeep …y Thelma se va… Cuchita la recoge un poco más adelante, cuando la muchedumbre le permite acceder…allí está la niña, sana y salva, sonriente, feliz.

“Una fila interminable de vehículos motorizados, bicicletas, hombres a caballo, en carretillas y a pie, formando una compacta multitud, portando carteles, dando vivas a Fidel”, describe esa publicación.

”El miércoles 4 de febrero de 1959, agrega LA VOZ DEL PUEBLO,
treinta mil personas mostraron su adhesión al líder de la revolución.
Toda la ciudad se volcó a las calles en un gesto de confianza, en una actitud de respaldo para recibir al ilustre visitante. Durante más de tres horas, estuvo congregada en el aeropuerto y sus cercanías, para luego conducir a Fidel hasta el Parque 24 de febrero donde un público enorme le tributó el más cálido recibimiento con aplausos y vítores. “

“Fidel (en tribuna allí instalada) dijo su interés por el problema de los obreros de la Base Naval. Habló sobre su preocupación por el campesinado y la vigencia de la Ley de la Reforma Agraria, en un discurso largo hasta las 5 y 30 de la tarde. Escoltado por su comitiva y por varios aviones del ejército revolucionario, salió rumbo a Manzanillo”.

Ah, Cuchita ¡ cuando el pasado año desapareciste físicamente, dejaste huellas de amor en este testimonio. Gracias, porque Thelma, la generación presente y las que están por venir, jamás olvidarán el día en que, a poco más de un mes de la victoria, Fidel visita a los guantanameros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: