CONSEJOS DE UN ILUSTRE PADRE GUANTANAMERO A SU HIJO

Una carta inédita, escrita a su hijo en mil novecientos cuarenta y cinco, por el poeta mayor de Guantánamo, Regino Eladio Boti, cobra vigencia en estos tiempos de virus y pandemias, pero también de más cultura de la higiene y la prevención en Cuba, como vacuna eficaz contra enfermedades infecto-contagiosas.

Por entonces y todavía, son válidas las lecciones del insigne progenitor a Reginito: Debes ser amigo de tu médico, no le ocultes ninguna enfermedad; está en nuestras manos evitar caer enfermo, pero lo mejor es no enfermar. Todos los vicios son malos, agrega Boti, y advierte sobre el efecto del cigarro,el alcohol y enfermedades de transmisión sexual frecuentes en su época,como la blenorragia.

Sin dudas, antes de ingresar a la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, Reginito fija en la memoria y en la conciencia, otras recomendaciones del padre que recorriera el mundo,   siempre de vuelta a su natal Guantánamo: Hijo, no tomes ni dejes ningún vehículo en marcha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: