Simplemente Yelsy Heredia

Por: Yaymara Villaverde Marcé, de la ACN, Guantánamo
FOTOS TOMADAS DE INTERNET

Mucho alegra a los guantanameros la reciente nominación a los Latin Grammy de uno de sus hijos: el prestigioso contrabajista Yelsy Heredia, de los tantos músicos excepcionales que ha dado la Villa del Guaso, y quien desde la diáspora defiende sus raíces y al bicentenario changüí, cadencioso género montuno que promete hoy conquistar al mundo.
Y así llega esta reliquia del folclor cubano a la codiciada lista de nominados de la Academia Latina de la Grabación: de la mano del fonograma Lo Nuestro, de Yelsy, instrumentista de sólida formación académica recibida en escuelas de música de la Isla, con una carrera brillante ligada a la fusión de ritmos cubanos con el flamenco, el jazz, y especial evocación al sonido de su tierra.
Esta es la cuarta producción discográfica del talentoso contrabajista, la firma el sello Bis Music y compite en la categoría de Mejor Álbum Tropical Tradicional en esta vigésima edición de los premios Grammy Latinos, certamen que según su sitio digital seleccionó -por votación de creadores de música en todo el mundo- a variedad de artistas consolidados y noveles, de entre aproximadamente 15 mil 500 inscripciones en 50 categorías.
Desde el primer número musical, que da nombre a su disco y entona “vamos a cuidar lo nuestro que lo de afuera es prestao…”, Yelsy Heredia invita a preservar la tradición sonora y con ello la identidad cultural, idea que ha defendido desde sus iniciales CD “Guantánamo Changüí” (2010), “Recovecos” (2013) y “Camino a Maisí” (2014), que reverencian todos a su terruño y han marcado la consolidación de su estilo.
Tal como detalla la web del artista, su más reciente propuesta la integran 10 temas que transitan por el changüí urbano, el bolero-son, el bembé, la guaracha, el nengón, la conga, y cuenta con la colaboración de otros renombrados cubanos: como los cantantes Kelvis Ochoa y Daymé Arocena, y sus coterráneos del Guaso Celso Fernández “El Guajiro” -changüisero puro-, y el joven pianista Ernesto Oliva.
Se trata de una propuesta bailable, llena de color, que da continuidad estética a la tríada anterior, donde la tradición es traída a la contemporaneidad y el contrabajo exhibe sus potencialidades como instrumento “tumbeador” y depurado descendiente de la ancestral marímbula, soporte rítmico y tonal del tradicional del changüí, nacido en el siglo XIX en las montañas del oriente cubano.
De la presencia de Yelsy y esta sonoridad en los Grammy, José Cuenca, uno de los musicólogos que más conoce de ese género en Cuba, dijo a la ACN que es ideal para seguir difundiendo la valía de los músicos guantanameros y de la antiquísima expresión de origen campesino, declarada Patrimonio Cultural de la Nación y aspirante a la lista de patrimonio de la humanidad.
Cuenca señaló que la incursión changüisera en el importante certamen viene a tono con el actual contexto de revitalización que vive el ritmo en el panorama musical cubano e internacional, y su vigencia no sólo en sus puros exponentes, sino también en noveles que lo recrean desde miradas modernas y otras zonas musicales, como la trova, el rap, el jazz y hasta el género clásico.
“El changüí puede ser la llave que abra a Guantánamo la puerta al mundo”, apunta el estudioso y comenta que en los últimos tiempos en el ámbito internacional se han interesado en esta sonoridad músicos de la talla de Juan Luis Guerra, y el cantaor flamenco Diego El Cigala, quien ha “changüiseado” con éxito desde su estilo, interpretando una obra del contrabajista guantanamero, integrante de su grupo.
Este instrumentista de referencia en la actualidad -dijo- toma el acertado camino de lo autóctono para conquistar lo universal, su música sabe a changüí de vanguardia, es memoria, añoranza, respeto a los orígenes, se apropia de rasgos de tradiciones rurales centenarias, las actualiza, y como dice de él El Cigala, “tiene algo propio que decir”.
La investigadora local Yaremi Estonel, otra estudiosa del tema, en intercambio con la ACN reflexionó en cómo desde la diáspora músicos guantanameros como Yelsy -quien reside hace dos décadas en España- se mantienen aferrados a sus raíces y han hecho de su identidad musical una coraza indestructible, trazando una huella en el panorama musical contemporáneo.
Su trabajo llena de orgullo a sus conciudadanos y, al adentrarse desde su estética a las más arraigadas tradiciones, expresa el deseo de acercarse espiritualmente a su origen, tomando la música como el puente que hace más próximo este encuentro, y blandiendo al changüí, que desde donde quiera que se defienda, ya sea desde la Isla o la diáspora, nos representa identitariamente, señaló Estonel.
En este sentido el propio Yelsy ha dicho en varias ocasiones: “…con Lo Nuestro más que nunca aflora en mí el sentimiento de pertenencia a mi terruño (…) Hago el esfuerzo de convencer e ilusionar a todos llevando a Guantánamo por bandera (…) Donde voy digo alto que soy guantanamero, para que se aplauda nuestra tradición que tanto ha influido en los géneros cubanos”.
Vía Internet, en audio para la Emisora CMKS, el prolífico compositor saludó a sus paisanos, recordó su vecindad de la calle Aguilera entre uno y dos oeste, compartió su alegría por el reciente reconocimiento de la Academia Latina de la Grabación, y tarareo parte del estribillo de Lo Nuestro.
Junto a este músico compite esta vez por el galardón al Mejor Álbum Tropical Tradicional otra figura nacida en la Mayor de las Antillas, la cantante Aymée Nuviola, en tanto otros de la Isla pugnan por otras categorías. La ronda final de votación para seleccionar a los ganadores iniciará este tres de octubre y se revelarán los resultados el 14 de noviembre en la Premiere del Latin Grammy y en la ceremonia de Entrega Anual.
En 2018 Yelsy envío una de sus obras al concurso de creación del Festival Nacional del Changüí; no pudo asistir en persona pero su pieza, defendida por Celso Fernández, prestigió el evento y se alzó con premio. Coincidentemente a este capítulo en la Villa del Guaso asistió “la Nuviola”, quien dijo no querer perderse el rumbón y regaló una actuación en la Casa dedicada al género.

Anuncios

Nuevos retablos para Guantánamo

SUBE EL TELON: Guantánamo concibe el Primer Encuentro de la Crítica Artística del Teatro para que las agrupaciones consoliden sus proyectos, perfilen puestas en escena, e incursionen en complejas obras de clásicos universales como lo hizo el Grupo Guiñol con la versión de la pieza ¡Qué sueño! ¡Qué noche! ¡Qué verano!, del dramaturgo inglés William Shakespeare.
Todo sucede a partir del cuestionador enunciado La escena, ¿tiene Guararey? Parece que sí, en unos lugares y colectivos más que en otros, pero de eso se trata: de limpiar el camino, quitar las piedras que estorban al comunicar el mensaje y definir al público que va dirigido.
Esta vez y más allá de los discernimientos, sugerencias, y consideraciones de los especialistas nacionales, los del Guiñol nuestro se atrevieron a salir de temas triviales y defendieron el desafío de ”meterse en camisa de once varas”.
Es un encuentro para la crítica de asesoría, aclaró en la sala de Conferencias de la UNEAC el crítico y profesor Omar Valiño y precisó: tampoco es una evaluación… más bien es para abrir posibilidades adaptables a sus proyectos. Y fue útil el intercambio durante toda la mañana.
Del mismo modo, cuidadosa y certera resultó la opinión del actor, teatrólogo y crítico José Roberto Gacio, la de Maité Hernández, periodista y crítica de Casa de las Américas y las Marilyn Garbey y Lázaro Miguel Benítez otros invitados al evento para aprovechar desde el distanciamiento sus puntos de vista especializados.
Grupos teatrales y danzarios, bailarines, actores, dirigentes, especialistas, la prensa, colmaron el salón de la UNEAC y esperan con gran expectativa la conferencia titulada LOS MODELOS ACTORALES DESDE LOS AÑOS 50 HASTA LA ACTUALIDAD, a cargo de Gacio, programada para este viernes a las 9 am en el propio local, en tanto sigue la presentación de obras en los teatros Campanario, Guiñol y Guaso.
BAJA EL TELÓN: Sigo pensando en que el evento de crítica teatral, es por sí mismo una ganancia para el teatro cubano y especialmente para Guantánamo, con tanta voluntad de hacer arte.

Encuentro de la crítica teatral en Guantánamo

Comenzó en la oriental provincia de Guantánamo el Encuentro con la Crítica y la presencia del Profesor y crítico Omar Valiño, director de la Editorial Tablas-Alarcos y otras personalidades de las artes escénicas en el país.
La totalidad de las butacas estuvieron ocupadas en el teatro Campanario de la ciudad que dejó a Carpandilla hacer todo lo que sabe a creatividad, mesura, dotes histriónicas bien administradas … Carpandilla, devenida NUESTRA compañía circense, ha llegado lejos sin alarde, simplemente trabajando, buscando alianzas, entrenándose y probando técnicas, códigos y recursos artísticos ajustados al nombre y los tiempos con letra mayúscula. En sus enredos ( disfrutaron con igual intensidad niños y adultos),los payasos contaron bien la historia de su propuesta y a su altura estuvieron el contorsionista, la elegancia del mago, la pareja de acrobacia…Y me atrevo a creer que sueñan con presentar también algún día en sus funciones algo de trapecio. Ya hacen historia en las tablas, es innegable

El público podrá ver por estos días hasta el sábado, a otros de los nuestros: Dramático, Teatro Guiñol Guantánamo, La Barca y las compañías Danza Libre, Danza Fragmentada y el Ballet Folclórico Babul.
!Gracias, UNEAC! Gracias a nuestro actor Ury Rodríguez Urgelles! Gracias Centro de las Artes Escénicas, por demostrar que es posible lo imposible!

Smith, la cocina cubana y mucho más

MI BLOG TOMA DE CUBADEBATE ESTE TRABAJO SOBRE EL ARTE CULINARIO EN CUBA

En Cuba hemos tenido varios chef de renombre a nivel mundial. ¿Dónde y cómo se forma un chef? Esa pregunta me la hago y, claro, la respuesta es una: en los fogones, quemándose, cortándose y sudando la gota gorda en el trabajo diario, entre el calor y los calderos. Pero hay que tener amor y buena mano.

Para lograr ser un buen chef, primero tiene que ser un buen cocinero. Para ser un buen cocinero, se tiene que ser buen ayudante de cocina, fregador de platos y un largo etcétera.

Si no sabes cómo cocinar, no se puede exigir ni mandar. Porque solo se sabe lo que se hace. No es en las escuelas donde se aprende la cocina, en ellas se aprenden las técnicas y se adquiere cierto grado de organización, entre otras cosas.

Cuenta Smith en el libro Yo soy el Chef:

“Cañella tenía ya unos 65 años y yo empezaba a remontar la cuesta de los 30. Me decía:

—Smith, mientras no aprendas hacer bien un plato no serás nadie.

Me aconsejaba:

—Hay que tener la cocina en la mano, Smith.

Y lo escuchaba y comprendía que tenía razón, que yo no poseía más que un dominio aceptable de la cocina y que mucho podía aprender con aquel viejo cascarrabias…”.

Para él, a cocinar y darle el sabor a la comida se aprende cocinando. Y repitiendo, una y otra vez, hasta lograr el plato deseado. Y eso se tiene en la mano, en el olfato. Un buen cocinero debe saber por el olor cuando la comida está o le falta algo.

¿Pero de dónde salen en Cuba esos grandes hombres que han puesto muy en alto la cocina cubana? De los fogones de las fondas, de las casas donde aprendieron a cocinar con las madres o las abuelas, que a su vez aprendieron de sus antecesores, de los negros y de las negras esclavas, que muchos venían de los barracones y, luego, pasaron a cocinarle a los amos; fueron quienes le dieron el punto y el sabor a la comida cubana. Muchos fueron llevados por sus amos y señores a Europa y allí perfeccionaron y enriquecieron sus saberes, para deleitar a los señores y a sus invitados en días de fiestas, banquetes y grandes acontecimientos sociales.

En el testimonio de Fredrika Bremer en el libro Viajeras al Caribe, compilado por Nara Araújo. Se ve la importancia que tenían los cocineros negros en las familias de sociedad.

—Las señoras de este país tienen muy ligeras obligaciones de ama de casa. La cocinera siempre una negra, y si es un cocinero, negro también, recibe cierta suma de dinero semanalmente para que provea la comida de la familia. Ella va al mercado y hace las compras, y escoge lo que le parece mejor, o lo que le gusta. La señora de la casa no sabe casi nunca lo que va a comer la familia hasta que está en la mesa… Pero se dice que la facultad culinaria y el placer en todo lo que concierne a la mesa es universal entre los negros, quienes comprometen su honor si no sirven una buena comida.

Otras familias hacían traer a cocineros ya con cierta fama de su saber en la cocina, pero sus ayudantes seguían siendo las criadas y sirvientas de las casas. No quiere decir que a estos le cayó del cielo su conocimiento sino que, al igual que otros, tuvieron que sudar bien duro los pantalones, cocinar, cortarse las manos, pasar trabajos para lograr y tener un nombre, un prestigio. ¡No, no les llegó del cielo! Son unos cuantos los que llegaron de esa forma a Cuba, y ya les contaré poco a poco esas historias de vida.

De los que llegaron, uno logró que su nombre se convirtiera en un nombre comercial, ¿saben ustedes de donde salió La cadena Silvaen? Del chef Silvaen Brute. Otro destacadísimo fue el chef Gilberto Smith, del cual hablé en los días cercanos a su aniversario, quien logró gran prestigio y fama internacional.

Muchos se extrañarán de algo que le relató al periodista Ciro Bianchi, cuando hizo el libro Yo soy el chef, basado en una larga entrevista a Gilberto Smith. Este le contó:

Los lunes, que era, por lo general, nuestro día franco, se reunían en mi casa los mejores chef de La Habana: Ballester, del Hotel Nacional, Rodríguez, de El Carmelo, y Lucio, su segundo, Cañellas, Bustos, del Club Americano, Barreiro, del Havana Yacht Club, Juan Rey, de Sans Souci, y allí comíamos.

Nada de especialidades, sino la comida más sencilla del mundo, nada más y nada menos que el arroz blanco, el picadillo, los huevos fritos y los plátanos tostones que nos preparaba Carmen, mi esposa.

Hay cosas de Smith, que me llamaron la atención, una era una anécdota del niño con su padre. Donde él le dice: “Algún día seré mejor cocinero que tú”. Dice que no sabe lo que hizo en la cocina, si metió la mano donde no debía, si echó más sal, lo que sí sabe que su papá con el puño cerrado le dio un cocotazo que todavía le dolía: solo tenía ocho años. Ya Smith estaba dentro de los fogones.

Hoy les traigo otra de las recetas de Gilberto Smith, lo único que quizás algunas familias no puedan encontrar son los hongos, pero los pueden sustituir por berenjena picada finamente o quimbombó. Y será una nueva receta.
Pollo suprema a lo Smith

“Yo soy el Chef”, libro del periodista Ciro Bianchi sobre la vida y obra de Gilberto Smith.

(Plato degustado por dos grandes: Jean Paul Sastre y Gastón Baquero)

Ingredientes:

Un pollo, 2 dientes de ajos, 1 cebolla, 2 naranjas agrias, ½ barra de mantequilla, 1 cucharadita de paprica, 12 champiñones, 2 tazas de caldo o consomé, ¼ litro de vino blanco seco, perejil a discreción, aceite, sal y pimienta a gusto.

Preparación:

Limpie el pollo, lave, deshuese y córtelo en cuartos. Marínelo con ajo, sal y pimienta, cebolla picada en ruedas y el jugo de la naranja agría. Dórelo en mantequilla y aceite.

Añada los champiñones en trozos y póngalo al fuego con el caldo o consomé y el vino blanco seco hasta que la salsa se reduzca.

El pollo debe quedar jugoso y lo más seco posible. Polvoréelo con perejil fino.

Decreto ley 373, apertura al audiovisual cubano

Decido dejarlo para el final, pero Ramón Samada Suárez, presidente del Instituto Cubano de Artes e Industrias Cinematográficos, ICAIC, parece adivinarlo y me ahorra la pregunta:
“La recuperación de las salas de cine, es otro de los objetivos inmediatos de la primera institución cultural de Cuba en revolución, en este caso para disponer de locales modernos, de uso múltiple”. Y promete volver en noviembre y conocer entonces el programa que presentará la provincia para el rescate de estos inmuebles donde han cambiado de uso por diversas causas la mayoría de nuestros cinematógrafos y salas de video, mientras América, la emblemática sala de estreno lleva tiempo esperando por esa reparación capital
Mas el intercambio del directivo del ICAIC con creadores y decisores de la provincia fue la entrada en vigor el próximo 24 de septiembre del decreto ley 373 del Creador Audiovisual y Cinematográfico, sin distinciones al momento de la contratación, financiamiento y cumplimiento de las 14 de normas jurídicas que ampararán la producción de películas, animados, teleseries, efectos especiales, y otros productos para TV y Cine.
“La capacidad que se abre es extraordinaria”, precisa Samada, luego de resaltar lo ventajoso de esta apertura para abrir un abanico de de contenidos para niños, jóvenes con temáticas inusitadas para el público cubano….
“Es una política para el fomento de las producciones, después del descenso a partir de los 90 de las producciones de cine”

Junto a Claudia, directora de creación artística y Carlos, asesor de RTV Comericlal fueron esclarecidas dudas sobre impuestos, importación de equipamiento con estos fines y participación de extranjeros en el proceso productivo, todo lo cual está previsto en el decreto ley.

Timba para disfrutar y aprender

Tomado de Cubadebate

El I Festival Internacional de la Timba… por siempre Formell extiende su programa centrado en rendir homenaje al músico cubano Juan Formell, fundador en Cuba de la popular orquesta Los Van Van.

El inicio de la cita, el pasado día 2, coincidió con el natalicio del fundador y director de la legendaria banda que ha sido reconocida, dentro y fuera de la isla, como ‘el tren de la música cubana’.

Formell falleció el 1 de mayo de 2014, a los 74 años de edad, y era uno de los más respetados creadores de música popular bailable en la región.

Las lluvias de verano obligaron a aplazar conciertos del festival y por tanto el mismísimo cierre del evento, que ocurrirá este lunes, con un gran concierto protagonizado por Los Van Van y varios invitados, en el Malecón, de esta capital.

El I Festival de la Timba… por siempre Formell lo auspicia el Ministerio de Cultura y el Instituto Cubano de la Música, de conjunto con otras entidades del sistema de la cultura de la isla.

Como parte de la cita, se inauguró en esta capital la exposición fotográfica titulada Por siempre Formell, del artista del lente Iván Soca, en el Centro Cultural El Sauce.

Igualmente, las musicólogas Neros González Bello y Liliana Casanella Cué condujeron un panel de igual nombre, en el que hijos del artista intercambiaron acerca su trayectoria profesional, coronada en el 2000 con el Grammy Latino por el disco Llegó Van Van.

González resaltó la trascendencia de la obra de Formell, por su impacto en la música de la isla y de otros países, así como por su influencia en los estilos de diversas orquestas.

Entre las agrupaciones invitadas al festival destacan Issac Delgado y su grupo, Pupy y los que Son Son, NG la banda, Alexander Abreu y Havana D´ Primera, y Adalberto Álvarez y su son.

También se han presentado las nuevas generaciones de músicos y cantantes como El Noro y Primera clase, El Niño y la Verdad, y la Compañía de Teatro Infantil La Colmenita.

Los acreditados en el evento disfrutan este domingo de un recorrido por La Habana, ciudad próxima a cumplir 500 años de fundada, y se oferta una visita a los Estudios Areito, guardián de la memoria discográfica de Los Van Van.

(Con información de Prensa Latina)

Fernández Retamar: el poeta, el hombre, el cubano…

El intelectual Roberto Fernández Retamar falleció este sábado en La Habana a los 89 años de edad. Presidente de la Casa de las Américas desde 1986, Retamar se convirtió en uno de los pensadores más prestigiosos del continente.

El destacado poeta, ensayista y promotor cultural obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1989, así como múltiples reconocimientos y condecoraciones.

Integraba la Academia Cubana de la Lengua, institución que también presidió, y a su infinita obra habría que añadir su labor docente e inigualable faceta de editor.

Fue diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y miembro del Consejo de Estado de la República de Cuba.

Por decisión familiar, su cadáver será cremado y sus cenizas lanzadas al mar.

La muerte de Roberto Fernández Retamar es una pérdida irreparable para la cultura cubana