Un guerrillero antillano en el Paralelo 17

Es en las páginas de La Edad de Oro, revista escrita y editada en Nueva York en 1889 por el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, donde el autor encuentra y acepta desde la infancia, la primera invitación a Un paseo por la tierra de los anamitas, hilo mágico que lo cautiva y colma de curiosidad y avidez hacia aquellos seres especiales del lejano sudeste asiático.
Después los siente más cerca, sabe más de su audacia durante las sucesivas guerras de liberación frente a Francia y los Estados Unidos, y asume el juramento de amor y solidaridad expresado por Fidel Castro Ruz: Por Vietnam estamos dispuestos a dar hasta nuestra propia sangre.
Con el paso del tiempo crece la promesa de amistad con el heroico pueblo, y el reportero viaja a ese estado socialista, en el 2014, como parte de una delegación de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), de recorrido por las ciudades de Hanói, Ninh Binh y Hue, su primer contacto directo con la realidad vietnamita.
José Llamos Camejo volvió a la patria de Ho Chi Minh a finales de 2017, para transitar las zonas visitadas por el líder histórico de la Revolución Cubana, en un intento por descubrir y socializar la magnitud de la cosecha de aquella semilla, abonada por Fidel en 1973, aunque sembrada ya mucho antes.
El libro Un guerrillero antillano en el Paralelo 17, es la pesquisa resultante de búsquedas, intercambios, recopilación de datos, consulta de documentos y observaciones directas en escenarios de inmortales hazañas escritas por los vietnamitas y admiradas por el líder cubano. Es así como logra armar esta entrega, sobre la base de fuentes vivas insustituibles.
La obra, nutrida de ingredientes humanos, contiene testimonios inéditos, contados por personas que estuvieron cerca del Comandante en Jefe. Está estructurada en ocho capítulos, a base de relatos acompañados por imágenes alusivas al

paralelo 17 y a la presencia de Fidel en esa latitud, a la que no llegó ningún otro mandatario extranjero.
Los lectores encontrarán conmovedoras vivencias, contadas en crónicas, reportajes, entrevistas. Sobrecogedor es el recuento de una muchacha que salva la vida gracias al revolucionario caribeño, quien a su paso acierta a verla herida de muerte, junto a otros jóvenes lesionados por explosivos. Fidel, exponiendo su seguridad personal cuando aún la guerra exhala sus mortíferas cargas, detiene la caravana y envía a la joven al hospital. La muchacha sobrevivió.
De intensa atmósfera y sorpresivo desenlace es el encuentro con un héroe renombrado y octogenario, que reniega de las entrevistas. Sus oídos ya no perciben como antes hasta el más leve roce del enemigo que asecha. Despide al equipo de prensa.
En cambio, cuando el traductor le menciona a Fidel, se le alumbran la memoria y el rostro. “¿Quién dijo que Fidel está muerto?” Estalla de pronto. Y, para sorpresa del periodista cubano, el héroe vietnamita lo hace portador de un gesto: “para Fidel”.
José Llamos Camejo aplica principios básicos del periodismo en la presente propuesta: proximidad y prominencia, más allá de la distancia geográfica entre Cuba y Vietnam, un trayecto que él reduce a cero, al introducirnos en aristas desconocidas sobre la hazaña emancipadora de los vietnamitas, proeza que la humanidad ni olvida ni desestima.

Anuncios

Abel Prieto al frente del Programa Martiano

(Información del MINCULT en su página de Facebook)

Abel Prieto Jiménez asume oficialmente como Director de la Oficina del Programa Martiano, para dar continuidad al estudio de la obra y el pensamiento de José Martí y a la intensa labor desplegada durante dos décadas desde estos predios por el Dr. Armando Hart Davalos.

La ceremonia se efectuó en la sede del Centro de Estudios Martianos, donde Prieto Jiménez evocó en tiempo presente la labor fundacional de Hart Dávalos, y esbozo los retos de integración que tienen las instituciones martianas, para hacer llegar a los niños, adolescentes y jóvenes el pensamiento de José Martí, ante el desafío de las nuevas tecnologías.

Alpidio Alonso, nuevo ministro de Cultura, ratificó que la perseverante labor de quienes sostienen el Programa Martiano contará con todo el respaldo del sistema de instituciones culturales.
FOTO INTERNET

Hasta siempre, Carilda…

Tomo de Cubadebate este triste reporte que nunca hubiera querido colocar en mi blog personal.

En la madrugada de este miércoles falleció a los 96 años, la destacada poetisa cubana Carilda Oliver Labra en su domicilio en Matanzas.

La Premio Nacional de Literatura fue una de las más sobresalientes poetisas de Cuba e Hispanoamérica, y los cubanos y en particular los matanceros agradecen esa extensa vida consagrada por entero a la poesía.

En marzo de este año recibió el Premio Excelencias por su fecunda obra en la séptima edición de la entrega de este galardón en Cuba, que reconoce a personalidades, organismos e instituciones que contribuyen al desarrollo de la Isla en diversos sectores.

La autora del Canto a Fidel atesora unos 40 libros publicados y llevados al Inglés, Francés, Alemán y Búlgaro, entre ellos Al Sur de mi garganta reeditado en seis oportunidades, Desaparece el polvo, cuatro; Soneto, tres y Se me ha perdido un hombre, en dos ocasiones.

Aquí le dejamos uno de los poemas más populares de la poetisa.
Me desordeno, amor, me desordeno

Me desordeno, amor, me desordeno
cuando voy en tu boca, demorada;
y casi sin querer, casi por nada,
te toco con la punta de mi seno.

Te toco con la punta de mi seno
y con mi soledad desamparada;
y acaso sin estar enamorada
me desordeno, amor, me desordeno.

Y mi suerte de fruta respetada
arde en tu mano lúbrica y turbada
como una mal promesa de veneno;

y aunque quiero besarte arrodillada,
cuando voy en tu boca, demorada,
me desordeno, amor, me desordeno.
FOTOS INTERNET

“Rotundamente Negra”

Propongo esta poesía…
Acordado en el Encuentro de Mujeres Afrodescendientes realizado en República Dominicana el año 1992.

Por: Shirley Campbell Barr (Escritora y antropóloga afrocostarricense).

Me niego rotundamente
a negar mi voz mi sangre y mi piel
y me niego rotundamente
a dejar de ser yo
a dejar de sentirme bien
cuando miro mi rostro en el espejo
con mi boca rotundamente grande
y mi nariz
rotundamente hermosa
y mis dientes
rotundamente blancos
y mi piel
valientemente negra
y me niego categóricamente a
dejar de hablar mi lengua; mi acento y mi historia
y me niego absolutamente
a ser de los que se callan
de los que temen de los que lloran
porque me acepto
rotundamente libre
rotundamente negra
rotundamente hermosa.

Para recordar a Hugo Chávez Frías

Este 28 de julio sería el onomástico 65 del eterno presidente venezolano Hugo Chávez, nacido en Sabaneta, estado de Barinas. Para recordarlo busqué entre mis memorias este escrito.
Periodistas cubanos acreditados en Venezuela para cubrir la V Cumbre del ALBA, en el año 2007, salimos temprano de Caracas un día antes hacia el estado de Lara, donde desde la mañana, habían comenzado a llegar las primeras delegaciones extranjeras al complejo hotelero donde sesionaría el foro. La intensa jornada de trabajo, una vez iniciado el encuentro, duraría hasta la medianoche.
Al dirigirnos al hospedaje habilitado para la prensa, distante de la sede oficial del evento, preguntamos anhelantes a los carpeteros cómo hacer para alojarnos cuanto antes…
-Un momento, que ¡todo está cancelado¡
Impotentes ante la respuesta, nos dejamos caer en los sillones del lobby, interpretando lo peor, cuando en realidad cancelar no es suprimir o abolir: en el contexto de ese país suramericano, nos estaban diciendo: “Tranquilos, ya todo ha sido amortizado, pagado, liquidado”…
Caímos en la cuenta cuando llamaron por sus nombres a reporteros, fotógrafos, camarógrafos, rumbo a las respectivas habitaciones.
Y es que siempre los cubanos recién llegados a Venezuela, quedabn dudosos al principio, cuando, por ejemplo, anunciaban que el presidente Chávez había sancionado una ley…no la estaba vetando o anulando: la estaba aprobabando.
De igual modo algunos se miraban entre sí la primera vez que a mi compañero de misión algunos venezolanos le dijeron que era un CARAJO…para ellos carajo no es mala palabra, sino hombre joven y carajitos son los niños.
Se viven en la hermana nación, antes y ahora, muchas experiencias de ese tipo, porque a pesar de compartir el mismo idioma, el castellano, en la patria bolivariana la conocida malanga es ocumo, la calabaza auyama, el frijol caraota y el plátano cambure.. Así que ¡ojo pelao con el idioma español si tienes el privilegio de visitar la tierra del eterno presidente Hugo Chávez Frías.

Nuestro Miguel Moreno

Tomado de Cubasi
Fotos Cubasi e INTERNET

El humorista cubano Miguel Moreno (La Llave) hizo un paréntesis en los ensayos de Aquelarre 2018 para compartir con el colectivo de CubaSí y responder las preguntas que los lectores enviaron a nuestra redacción tras el anuncio de su visita.
Raidel Martín: Miguel, quisiera saber dónde te podemos ver y si en estos momentos tienes pensado hacer algún papel de galán en televisión (también soy un poco chistoso).
Miguel Moreno: En estos momentos tengo un proyecto que ya está aprobado por la televisión, pero a la espera de que se produzca. Estoy haciendo mucho teatro y lo más próximo será en la gala de clausura del Festival Aquelarre que se está desarrollando ahora. Estoy decidiendo entre varias ofertas para hacer de galán, pero creo que estoy más próximo a ser un galón que un galán.
Aday dS: ¿Cómo un abogado, profesión muy seria, llega a relajarse tanto hasta convertirse en humorista? ¿Será porque el humor es algo bien serio?
MM: Acertaste ahí, en la segunda pregunta está la respuesta de la primera, porque el humor implica una responsabilidad grande con lo que dices y haces en escena y, al mismo tiempo, la profesión como abogado me ha aportado mucho, me nutre de temas, de conocimientos que yo empleo en el humor.
-¿Consideras que el humor político puede ser útil como una válvula para la sociedad?
MM: Sí, yo pienso que sí, porque el público generalmente agradece muchas cosas que dice el humorista, que el público quisiera decir, pero desde los recursos del humor se digieren mejor, y también cuando planteas un tema, un problema, a partir del arte, yo creo que se le presta más atención, se motiva más a buscarle una solución, porque el mensaje se multiplica y al que le duele, salta…AdaydS: En nuestra redacción también compartimos con Osvaldo Doimeadiós y a la pregunta: «¿En su casa le ríen los chistes?», contestó: «En casa del herrero, cuchillo de palo. En mi casa me conocen tanto, que se me hace difícil poner una…». Quisiera saber si a Miguel Moreno le pasa lo mismo que a Doimeadiós en casa.
MM: No me pasa lo mismo, porque a él no lo dejan poner ni una; a mí, ni media… Cuando intento hacer chistes, mi hijo me dice: «Papá, pero eso no da gracia», para llevarme la contraria; a lo mejor se ríe en el cuarto, pero a mí me dice eso.
Manuel: ¿Es fácil ser famoso en La Habana y vivir en provincia?
MM: No creo que yo sea famoso, pero parte del por qué soy conocido es porque trabajo en la televisión y sigo viviendo en provincia, y eso le resulta a la gente extraño, interesante; es algo-¿Qué es más efectivo para combatir las ilegalidades: el humor o las leyes?
MM: El humor tiene un efecto más inmediato en visualizar la forma en que la gente evade la legalidad y puede servir como vehículo para denunciarla; las leyes se demoran un poco más por el propio mecanismo que está establecido para hacerlas cumplir. Del humor nadie se escapa; de las leyes, lo han logrado algunos.
Joel González: ¿Qué caracteriza al humor cubano de hoy?
MM: La crítica a los problemas sociales cotidianos del cubano. En pocos y, a mi juicio, tristes casos, existe la chabacanería también. En mi opinión, habría que ampliar un poco el espectro de temáticas que se tratan, lograr ser más universales. Ser auténtico, cubano, te hace universal, pero sin quedarse en la banalidad, en la superficie, porque entonces te quedas en el chiste epidérmico que no penetra.
Esperanza Pérez: ¿Qué significó para ti ser ganador con tu grupo Komotú del premio al mejor espectáculo del Aquelarre 2016 con la obra El muro?
MM: Una alegría muy grande, no solo para mí, sino para el grupo también, porque ese espectáculo representó mucho sacrificio y esfuerzo, desde la concepción del espectáculo hasta la puesta en escena, y entonces que te den un premio, un poco que devuelve toda la energía que
Raúl Iglesias: ¿Por casualidad eres familia de Mario Moreno?
MM: Ojalá… Yo admiro mucho toda la obra de Mario Moreno (Cantinflas), e inconscientemente quizás hasta me haya apropiado de muchos de sus recursos histriónicos también, porque no era cubano, pero era latino también.
Tatiana: Miguel, me gustó mucho el papel de La Llave, como a todos, y me gustaría verte nuevamente en otro programa en la Televisión. ¿Tienes algún proyecto cercano? ¿Qué estás haciendo ahora?

MM: El mismo elenco de actores de Deja que yo te cuente, tenemos presentado un proyecto para la televisión que se llama La fortuna, donde aparecen los mismos personajes y otros nuevos que se agregan, pero en situaciones similares a las del programa anterior. Este proyecto está aprobado, pero esperando que el ICRT decida comenzar a producirlo; nosotros estamos listos para empezar.
Mariana: Hola, y muchas gracias por estar en CubaSí. Me gustaría saber (seguro lo ha dicho muchas veces, pero yo no recuerdo la respuesta) de dónde salió La Llave. Recordamos ese personaje del programa de televisión, pero ¿tenía vida antes de eso?
MM: Sí, fue un personaje que nació para el teatro y que tenía una psicología diferente a La Llave del taller, porque era un individuo marginal, que intentaba redimirse de las cosas negativas que había hecho e insertarse en la sociedad, y de esa contradicción entre lo que él era y lo que quería ser salen las situaciones cómicas. Se llamaba La Llave porque él mismo decía: yo me cuelo por el hueco de una cerradura. Así fue como nació el personaje, pero para la trama del programa no convenía de esa forma y fue evolucionando hasta convertirse en inspector. Enrique: Saludossss. ¿Qué tienen en común el humor y la abogacía?
MM: La seriedad y la responsabilidad que te exigen ambas y el compromiso que tú creas con el cliente, con la persona que representas, y en el humor, con el público al que te diriges.
Lili: Saludos, ¡espero que lo traten bien en CubaSí!, jajajaja… ¿Ayuda el físico a un humorista? ¿Qué tipo de humor le interesa hacer?
MM: Sí, el físico ayuda, pero no determina, porque eso también depende del tipo de humor que hagas y de la capacidad histriónica que tengas para mantener un espectáculo que no se base solo en tu apariencia física.
Precisamente, me interesa hacer un humor que no se base en los defectos físicos, sino que vaya más a la reflexión, sobre todo que aborde la sátira social, la sátira política, y todo eso reflejado en la escena, porque me gusta trabajar sobre los códigos del teatro.
Víctor: ¿Cómo se lleva con la crítica? ¿Existe crítica especializada que se dedique al humor?
MM: Yo pienso que falta crítica especializada para el humor, porque casi nunca se entra en un análisis conceptual de lo que hacemos, y no creo que haga falta ser humorista para hacer ese análisis profundo, solo se necesita tener sentido del humor y conocimiento de los recursos que emplea el humorista. Creo que también se subvalora el género y quizás por eso no les resulte muy atractivo a los periodistas. ladys: ¡Hola, Miguel! En mi familia todos le mandan saludos. ¿Qué le diría a los que piensan que el humor es un género menor? ¿Cuáles son sus referentes en el humor cubano e internacional? ¿Cómo construye sus personajes? Gracias por todo.
MM: ¡Salude a su familia! El humor es un género dentro del arte, de forma general, y si vamos a la edad, quizás anterior a las demás manifestaciones del arte, porque en los primates ya existía la risa, así que de edad no es menor, y de contenido, de calidad, tampoco, por la propia función que tiene. Además, el humorista tiene condiciones naturales que son las que lo llevan a desarrollarse en eso, no las adquiere en una escuela, más bien las desarrolla, por lo tanto, para mí, eso es algo especial, que no puede considerarse menor.
En el humor cubano, Enrique Arredondo, Osvaldo Doimeadiós, entre otros muchos, y aprendo siempre de mis compañeros del movimiento humorístico que hay actualmente. Internacionalmente, bueno, imagínate: Charles Chaplin, nadie se escapa de su gestualidad; el propio Mario Moreno, Cantinflas; Les Luthier; Woody Allen…
Ernesto Daniel: Gracias por estar en CubaSí en medio del Aquelarre, que seguro lo tiene muy ocupado. A propósito de ese evento: ¿Qué se reflexiona a lo interno de los humoristas? ¿Qué les preocupa y qué se discute acerca de lo que se hace en los escenarios: los temas, el poco espacio en televisión, por ejemplo? ¿Los humoristas ven las obras de otros colegas? ¿Qué ha visto que pueda recomendar?
MM: En especial, a mí me preocupa mucho la poca posibilidad de los que hacemos humor escénico, para el teatro y desde provincia, a veces se dificulta mucho tener presencia aquí en la capital, por ejemplo. Me preocupa las temáticas que se tocan en el humor, que por tiempos a veces se crean tendencias a lo monotemático, en este he visto bastante diversidad. Sé que hay muchos colegas que han presentado proyectos para la televisión y por una u otra razón no se produce, cuando entiendo que hay carencia de ese tipo de programas y demanda por parte del público; no sé por qué pasa que durante años se mantiene un solo humorístico en la programación, la calidad de los proyectos no es la razón, porque para eso la televisión tiene asesores que pueden mejorarlos, y el Centro Promotor del Humor tiene guionistas que pueden ser convocados para ello.
La propia programación dentro del festival te dificulta ver las obras de los otros, pero sugiero que vean el espectáculo del grupo Teatro Tuyo, de Las Tunas, que se llama Olimpiclown; La cita, dirigida por Doimeadiós, que ya se ha puesto antes, pero también está dentro del festival…Julián Valdés: ¿Te han censurado alguna vez tus guiones?
MM: Sí, lo mismo en el teatro que en la televisión, porque cuando alguien te dice que en un determinado guion no toques cierto tema o no aludas a determinada institución o figura, es una forma de censura, independientemente de que sea justificado o no. Creo que la clave está en saber cómo llevar a los guiones los temas de una forma responsable, ingeniosa, artística y con conocimiento de causa.
Elisabeta: Holaaa, La Llave, siempre tan querido… ¿Cómo te trata el público cubano? ¿Podrías contar alguna anécdota que te haya pasado con la gente? Tienes que seguir haciendo cosas, porque en la calle te queremos mucho y nos divertimos con tu personaje.
MM: Agradezco mucho a la gente en realidad el cariño que me dan, que es cierto, y me paran en la calle y me dicen que me quieren ver en televisión, que hay otros ahí más pesaos que yo; yo pienso que es porque comen más, pero bueno… igual le agradezco a la gente el cariño y el respeto con que me tratan.
Lia: Miguel, más conocido como La Llave, le escribe una guantanamera como usted. Miles de veces nos hemos cruzado por la calle y lo primero que pienso es que uno de los mejores humoristas cubanos está frente a mí, guantanamero de pura cepa. Con estas líneas le expreso que me enorgullece su vocación, y si no se lo han comentado, usted es un gran humorista, nunca dude de eso. Mi pregunta es: para este verano, ¿tendremos la dicha de ver algún estreno suyo acá en el teatro Guaso, de Guantánamo? Muchas bendiciones a su familia y grandes éxitos en el futuro.

MM: Un beso para esta coterránea emotiva. En el verano tenemos un espectáculo en el Teatro Guaso con el grupo Komotú para el cierre del verano, no tengo la fecha exacta, pero será a finales de agosto.

Angélica: Hola, soy bayamesa, me gusta mucho tu trabajo. Me gustaría saber cuándo vendrás por acá. Mucho éxito como hasta ahora.
MM: Vamos a tener que preparar una gira nacional, donde no va a faltar Bayamo, porque aparte de muy buenas experiencias que hemos tenido allí, tengo otra de las mejores experiencias de mi vida, que es una hija bayamesa.
Perla Hernández: Quisiera saber si es casado y tiene hijos. Muchas gracias por hacer reír a este pueblo.
MM: Soy casado y tengo dos hijos: la hembra, bayamesa, y un varón guantanamero, porque hay que diversificar la región…
José Carlos: ¿Qué prefiere: el teatro o la televisión, y por qué?
MM: Prefiero el teatro porque te da más libertad para expresarte, para tocar los temas y, además, te obliga a mantener una energía siempre viva para que el espectáculo en cada función te salga bien y, al mismo tiempo, no siempre te sale igual, puedes ir aportando cosas o discriminando otras, en función de la relación que vas teniendo con el público. En cuanto a la televisión, la considero necesaria, porque tiene un alcance mayor y es un medio con exigencias diferentes, lo que te obliga a ampliar un poco más el espectro de preparación.

Ana Valdés Millán es la primera doctora cubana en Museología

Mi blog #Herenciasculturales se honra en publicar este trabajo sobre una querida amiga que logró convertir en realidad lo que parecía una quimera.Gracias a Dios por ese triundo y porque Cuba se abre al mundo y el mundo a esta Isla.

Por: Jorge Cantalapiedra Luque

La destacada historiadora guantanamera Ana Daelé Valdés Millán es la primera mujer profesional cubana que alcanza el grado académico de Doctora en Museología, título otorgado por la Universidad Lusófona de Humanidades y Tecnología de Lisboa, capital de la República Portuguesa.

Máster en Estudios Cubanos y del Caribe, Valdés Millán defendió su Tesis doctoral el pasado martes 2 de julio en la ciudad lusitana, donde obtuvo la máxima calificación y mereció la Distincão e Louvor (Distinción de Alabanza), la más elevada del citado centro de altos estudios perteneciente a un estado miembro de la Unión Europea (UE).

Interpelada por la vía del correo electrónico, la también investigadora del Museo provincial de Guantánamo afirmó que obtener el Doctorado “significó crecer en el ámbito profesional porque permitió actualizarme en los presupuestos epistemológicos de la Museología y, a la vez, estructurar un pensamiento científico y crítico.

“Agradezco el apoyo incondicional de familiares y amigos, del Doctor Mario Moutinho, por su acertada orientación; a los colegas y directivos locales y nacionales de Patrimonio Cultural, en especial a Gladys Collazo Usallán, su presidenta, y a la Doctora Migdalia Tamayo Téllez, coorientadora, por su sapiencia e incondicionalidad”.

El trabajo investigativo realizó por vez primera un estudio sobre los Museos del territorio con enfoque holístico (concepción basada en la integración total y global frente a un concepto o situación), desde su surgimiento hasta el presente.

De igual forma analizó la carencia, en esos espacios expositivos, de estrategias de interacción con los entornos locales y apuntó al fortalecimiento de esas instituciones a tono con los postulados de la Sociomuseología, disciplina que aborda el papel social de los museos y las condiciones cambiantes de la sociedad que enmarca sus trayectorias.

El reto fundamental de la pesquisa es que las instituciones se abran al medio que les rodea, establezcan estrechas relaciones con el contexto sociocultural en que se desenvuelven, y se ubiquen entre las principales entidades de cada comunidad.

Ana Daelé Valdés Millán es Licenciada en Historia (Universidad de Oriente, 1988) y miembro de la Unión de Historiadores de Cuba. Ostenta la categoría científica de Investigador Agregado y ejerce la docencia como profesora instructora.

En su extenso historial académico se incluyen investigaciones sobre la esclavitud en Guantánamo, el movimiento obrero del territorio más oriental (1902-1935), la inmigración china a la ciudad del Guaso durante la primera mitad del siglo XX y los veteranos de la Guerra de Independencia.

También es autora del libro titulado Una Cultura Milenaria en el siglo XX guantanamero (Editorial el Mar y la Montaña, 2005) y coautora de otros cinco, entre ellos Síntesis histórica municipal. Guantánamo (Editora Historia, La Habana, 2011), y Huellas de China en este lado del Atlántico (Editorial José Martí, La Habana, 2016).